Sin categoría

MUJER UNIVERSAL by Scarlet C.

mujer

¡Ha sido un estallido universal!
Tan plateado como el eco
de mil lunas
gemido de inmortalidad
en la colapsada historia
del tiempo.

Quisiera comenzar mis reflexiones acotando que la discriminación contra la mujer no es solo un “asunto” de mujeres, compete a la humanidad entera defender y consolidar el derecho a la libertad comenzando por el derecho a la vida, eso no significa que no sea hasta evidente que a la mujer como conjunto se le han impuesto diferentes y atroces formas de no vivir su existencia. Han sido y son desde vendidas, humilladas, consideradas inferiores, se les paga menos por hacer lo mismo en exactas circunstancias que a un hombre, torturadas de infinitas maneras y ya sabemos, miles son asesinadas.

Todo se dirige al mismo agujero de gusano, es la estructura social que descalifica por doquier impulsando la estabilización del eterno enfrentamiento de unos contra otros; no obstante, necesito ahondar en una discriminación concreta, hoy, 25 de noviembre ““DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER” conmemoración que grita supurando heridas milenariamente abiertas en la mujer universal.

A la figura femenina se le ha marcado como si fuese una res, tiene en su piel la señal, un epitafio, esa daga eternamente enterrada en el alma y ese goteo de sangre se ejecuta de variadas maneras,  bien sea consciente, inconscientemente, por excusas religiosas, natural, legalmente, tácita, metafóricamente o literalmente indicando que es una especie de “algo” “diferente” una penumbra girando en la elíptica de su cuerpo publicando en panfletos de poro que ella, mujer,  no es suficiente respecto al concepto de “hombre” esperma socio cultural promulgando el menoscabo que la cataloga en un punto decadente en la misma sociedad en la que todos, digamos, “existimos” y con ese “existimos” entre comillas necesito puntualizar que el problema en más grave ya que no se circunscribe únicamente a la mujer, es un planeta siniestro colmado de prejuicios.

Esa concepción acondiciona a una determinada categoría simbólica, roles impuestos obligándole a aceptar determinados parámetros en la presunción salvaje que viene transitando de mente en mente, de generación en generación creando el caos y horror que vivimos como mundo, espanto que contamina aún más la humanidad enferma que nos venden como destino y allí, la mujer, yace doblemente explotada, en una instancia por la sociedad que a todos discrimina según sea el momento y el pretexto y por otro lado, a la mujer, además, se le encajona por su sexo, entonces, el daño es infinito.

El sendero histórico…
El ayer y sus sombras mortecinas han tiznado al hoy de improperios tras el alarde de un planeta distinto.

¿Distinto? ¿Qué tanto?

Sin duda, en determinados países es posible “disfrutar” aunque no sea mayoritariamente inmensos avances sobre todo a nivel tecnológico porque queda claro que siempre existe un grupo más “igual” que los demás ubicado el top de la cadena alimenticia en su zona de confort pero, inclusive allí, en lugares privilegiados es obvio que persiste la misma barbaridad etiquetando a la mujer, quizás no de una manera radicalmente expuesta pero igual late. Siempre he pensado que unirse es indispensable porque estamos ubicados en el mismo bando de arrodillados ¿Cómo sería si todos nos uniéramos en una causa común? ¡No podrían con nosotros! Seríamos invencibles como lo son ahora quienes sostienen al sistema que nos encarcela y domestica. El contexto de los enajenados se subdivide dramáticamente formulando multiplicadas aristas que marcan aún más el nivel de la hecatombe.

En la humanidad convergen infinitos desequilibrios destructivos, son los seres quienes hacen a la sociedad, no es un acto etéreo. En el Hades de la mujer universal se ha arado una tierra de espantos que cultiva desde, no sé ni cómo calificarlo ¿Salvajismo bípedo? Ahí, en pleno sigo XXI se obliga a niña a mutilarse, se les casa con ancianos depravados con apenas doce, se prostituye a su inocencia, ensañamiento que a mansalva castra al sueño de volar con alas propias el tránsito del sí mismo.

¿Puede una niña a quien su propia familia castiga imponiéndole qué solo y únicamente sí… conservar el halo de la pureza interior? ¿No está muerta en vida luego de semejante bullying en la etapa más vulnerable de la existenciaEl tema del “bullying” no ocurre nada más en los colegios ¿Es posible alcanzar la madurez con cierto grado de equilibrio si la niñez es un eterno cadalso, bombardeo constante animado por los seres más cercanos, padre, madre y familiares en general? Estas barbaridades no ocurren nada más en lugares “lejanos” donde suponemos que no hay educación, la cuestión tiene diferentes resonancias, grados, peso, magnitudes, el punto es que también sucede con su propio estilo en países presuntamente avanzados, por cierto, hay que resaltar que también hay mujeres machistas, madres que transmiten diferencias en la crianza, mujeres no madres atando la idea central de roles “femeninos” y los otros, los superiores, masculinos. Cito un ejemplo personal, mi abuela me decía de niña —¡Búscate un hombre sin pasado que te represente! Una mujer decente debe tener un hombre a su lado —y no sigo detallando a ese supuesto hombre porque eso sería irme más allá del más allá y en realidad, necesito enfocarme en el tema que ha motivado estas consideraciones.

¿Qué decir de la “delicada” descalificación emocional, la vejación en la palabra?
¿Qué sucede cuándo se anhela al hijo varón? ¿No se transgrede a la mujer no nacida? Desde antes de no nacer comienza la discriminación.

…y son esas mudas desgracias las que ensombrecen la verdad del camino engendrando paradigmas cuyas etiquetas formulan a la desigualdad como norte. Sucede tras puertas cerradas, familias, colegios, amigos, vecinos… Vaporosa o directamente se amarra al machismo en los seres y luego ese cáncer se vuelve carcinoma tallando adultos maltratadores, violentos, discriminadores, inclusive, asesinos, efecto reflejo en la mujer con baja estima, confundida y quemada.

¡Qué cambien los absolutos!

En la cautiva simulación del siglo XXI persiste la helada incongruencia que a medida que promulga igualdad continúa etiquetando a la mujer, objeto, inferior, propiedad y vacío.

¡Aremos todos unidos!
Padre, compañero, hermano, amigo…

Es que no es una cuestión de género aunque si bien el “DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER” eleva su voz contra la profanación ejercida hacia la mujer universal, el núcleo es más profundo. Se trata de transformarnos interiormente descubriendo bien adentro que todos estamos sometidos y rescatarnos mutuamente es la única forma de incitar la metamorfosis social y cultural que pide a gritos otro planeta, sendero dirigido a esculpir una historia fénix de seres libres, almas enlazadas y erguidas rebelándose ante la revelación que consolida la costumbre invisible de maltrato colectivo, ese que se ha vuelto rutina, magma atizado por verdugos sin capuchas, humanoides cuyo fin es doblegar mostrando look aparentemente humano camuflando a sus almas roedoras, lenguas envenenadas emanando rocío radioactivo sosteniendo al statu quo de este presente que apesta a holocausto.

Justo ahora millones de mujeres están llorando olvidadas en un mar de sangre tan despreciadas en carne viva.

¿Qué no me pasa a mí?
¡Soy una y todas!

Me duele la que no conozco tanto como me hiere el sufrimiento de la que sí he visto despojada de brillo a fuerza de desventuras amarrada a la alienación punzante que acosándola, la fulmina. Es la burla descarada que nos venden como gloria, sociedad “moderna” cargada de mujeres aterradas.

El espanto global se decanta en diferentes grados pero así se muestre sutilmente igual es cicuta y debe ser abolido inmediatamente. Soñar no significa andar de hippies mirando a la luna llena, es un proceso interior activo avivando razonamientos colectivos con alma en pro de un mañana libertario ¡O es o es! Si no, ya sabemos que…

No sabes qué buscas
hasta que lo hallas.
Puede ser un ocaso distinto
cuando los rojos tiznaron
al firmamento
y su profundidad
latía como un corazón.

Scarlet C

Imagen: Pixabay.

 “DÍA INTERNACIONAL DE LA ELIMINACIÓN DE LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER”

2 respuestas »

  1. Intenso, muy intenso, nada que añadir salvo que el respeto y la aceptacion solo pueden ser conseguidas desde el inicio, quitando esos roles establecidos, educando y enseñando, pero también con leyes más justas, más firmes, más actuales a la realidad de la sociedad que se presenta.
    Un muy buen artículo.

    Le gusta a 2 personas

Responder a Jordi Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s