Sin categoría

Diamantes 4 (y final) by Carlos Moya

-¿Cómo se declara? Inocente.

                -¿Por qué desmonto la cámara de vigilancia? Regento un taller de reparación de equipos electrónicos situado en los bajos de mi casa y recibí una llamada solicitando una revisión.

                -En un registro realizado en su vivienda se encontraron 1200 diamantes que coinciden con el registro fotográfico de numeración aportado como prueba por la compañía propietaria y que fueron robados en esa fecha. ¿Puede usted justificar el motivo por el cual estaban en su propiedad? No señoría, ignoro cómo y por qué medios pudieron llegar hasta allí, jamás puse mis manos sobre esas joyas.
                -¿Cómo se declara? Inocente su señoría.

                -¡Visto para sentencia. Cuatro años a la cárcel del condado!

                Cuatro millones de dólares más tarde. Un título de ingeniero en aplicaciones electrónicas y dos patentes universales en vigor, una sobre un cargador múltiple para acumuladores eléctricos y otra para proteger los circuitos electrónicos de apertura de cajas fuertes frente a la presencia de descargas de alta tensión y frecuencia variable, pulso el timbre del abuelo Chang que me recibe con una sonrisa en la cara, una tetera dispuesta y el tablero del Juego del Elefante.

                El mal llamado ajedrez chino, consiste en acorralar al contrario impidiendo sus movimientos.

                El abuelo curso sus estudios en Macao, en un colegio de jesuitas. A pesar de los cual se mantiene firmemente budista. Líu, la tercera nieta de Yéye Chang es abogada, sus detalladas facturas y la puerta trasera del local facilitan bastante mis relaciones vecinales y hacen que su despacho sea un lugar prácticamente inviolable para la ley.

               
                -Você comportouse como um bom hóspede?


                -Se avô, também eu dediqueé muito tempo a estudar.


                -Isso estuvo bem. Agora vamos jogar.

                Cuatro años de prisión a cambio de cuatrocientos mil acres de tierra en la fronteras de Brasil, Argentina y Perú para permitir la reencarnación de millones de almas, será nuestra contribución al beneficio de una humanidad. No es un precio desorbitado. Cientos de jaguares y pumas cumplirán con la divina misión poniendo fin a la vida de las ánimas atormentadas evitando así que tomen de nuevo aspecto humano y la regresión diabólica de toda la especie.

                Tampoco será caro para los pequeños grupos indígenas que hablan lenguajes ajenos a la recursividad garantizando la supervivencia de formas de vida anteriores al asentamiento neolítico.

                No me mires con esa cara Líu. En la caja fuerte de Diamonds sólo había una faja que contuviera piedras auténticas, las otras veintinueve ya estaban en el doble fondo antes del robo, sólo tuve que añadir una. Supongo que los diamantes legales habrán sido vendidos con un sustancioso descuento y sin pagar los debidos impuestos a algunos tallistas de Dubai o de Calcuta.

                Hace tiempo que reflejan la luz engastados en miles de collares, pendientes y anillos de boda. A la mayoría de las mujeres les gusta poseer al menos un brillante. No?

                Y había que reponer las existencias a bajo coste. Sólo fui el mensajero cartero a cambio de una comisión.

                El Buda Gautama estará contento y El Buda Maitreya encontrará el sendero más limpio. También he comprado, para ti, una docena de conjuntos negros deliciosos que están en la cómoda.

                -¿Te probarás ahora alguno?

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s