Sin categoría

¿Es lo mismo querer que amar? ¿Cuál es la diferencia? By Flavia Ponton

Afarin Sajedi pintura

Para empezar, quisiera refutar la idea de que el amor está sobrevalorado como muchas personas piensan, yo creo que el problema con el amor pasa por que no todos sabemos diferenciar entre amor y otros sentimientos. Existen distintos tipos de amor: el amor a la familia, a la pareja , a los amigos, etc. Muchos de éstos amores suelen estar presentes a lo largo de la vida y otros se viven con mucha intensidad pero tienen fecha de caducidad, esto no significa que los sentimientos hayan terminado o que no hayan sido un amor verdadero, aquí vale la pena citar la famosa frase del químico Antoinie Lavoisier: “Nada se pierde, todo se transforma”.

El amor en varios casos evoluciona con el tiempo, como por ejemplo en el caso del amor de la madre y el padre hacia un hijo, la madre comienza a amarlo casi en el mismo instante en que recibe la noticia de que esta cursando un embarazo, su amor y esa unión van creciendo a medida que va sintiendo sus cálidos movimientos, para cuando el bebé nace ese amor y ese apego ya son incondicionales y cargarlo en sus brazos mirándolo a los ojos es la confirmación de que ese lazo es eterno. El amor del padre: En cambio necesita un poco mas de trabajo, el apego es un vínculo que se construye desde el contacto cotidiano, la participación de adultos cercanos al niño en la atención, satisfacción de necesidades y cuidados. Este tipo de vínculos afecta directamente el desarrollo emocional del niño, los niños con “apego seguro” son emocionalmente estables, tienen la autoestima elevada , son más seguros de sí mismos y tienen un mejor nivel escolar en todas las áreas, etc.

El amor romántico tiene como componente el deseo, según los sicólogos, el deseo está enraizado en la privación , mientras más inalcanzable más deseable, ni bien obtenemos el objeto del deseo, dejamos de quererlo con la misma intensidad, ejemplo: deseamos comer nuestro platillo preferido pero ni bien terminamos de comerlo y saciamos nuestro apetito, ya no lo deseamos con la misma intensidad.

Querer es sentir la necesidad o el deseo de tener algo o a alguien, de tener la atención, el amor, el aspecto físico o su personalidad . Nosotros podemos querer tener un celular, un auto, una casa, etc. Desearlos con todas nuestras fuerzas hasta que los conseguimos y ni bien lo obtenemos el deseo desaparece, pero vemos un aviso publicitario de un celular de última generación, un auto deportivo último modelo o una casa más grande y nuevamente empezamos a desear tenerlos y si esta a nuestro alcance lo sustituimos de inmediato, en ocasiones actuamos del mismo modo con las personas, deseamos estar con alguien que conocimos recientemente , a medida que pasa el tiempo y no conseguimos su atención el deseo es más intenso y solemos confundirnos, pero basta que la persona se interese y acepte salir  para que el interés disminuya o simplemente desaparezca. En conclusión no, no es lo mismo querer que amar. 

Y para terminar me gustaría compartir este fragmento de “ El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry :

_Te amo: Dijo el principito…_Yo también te quiero dijo la rosa.

“ No es lo mismo”.. Respondió el.

Amar es la confianza plena de que pase lo que pase, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar en silenciosa compañía . Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos. Dar amor no agota el amor, por el contrario lo aumenta. La manera de devolver tanto amor es abrir el corazón.

Blog de Flavia link

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s