Archipielago

EL ÁRBOL Y LA LUNA by Marcelo Oscar Barrientos Tettamanti

Desde brote supe lo que quería.

Crecí durante cada día de calor esperando la noche para verte.

Como un premio de plata a mis esfuerzos, llegabas desde el horizonte. Mi amada luna. Cuántos inviernos te he soñado, y al sentir el despertar en primavera, convertí cada rama verde en leña.

No cejé en mi empeño de tocarte, ni cuando aquel rayo funesto cortó mi brazo, ese que más se te acercaba.

Creo que te amo desde semilla, porque tú, luna mía, fuiste lo último que vi antes de hundirme en la tierra y lo que me dio la fuerza para sacar mis verdes brazos que siempre han sido tuyos. Cada mes de agosto marcas en mi tronco un nuevo anillo y renuevas la fuerza en mis raíces. Tú sabes de mi amor, no me lo niegues. Te vi después de la lluvia acurrucarte entre mis ramas reflejada en aquella charca.

Verde, plata, leña y distancia. Eso somos, mi luna.

Esta tarde dejarán de estar prietos los capullos, y cuando por la noche seas tú la reina llena, te llenaré de flores como cada primavera.

 MOBT

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s