joyas para leer

Para una fiesta by Mario Luzi

Publicado en La Jornada

El mismo viaje hacia el mismo pueblo.

¿Verdad o recuerdo?

El piélago de dunas, que atravesada Arbia,

se rompe en un calvario

de agujas cenicientas,

nada tiene de cierto, solamente su disipación,

deja el corazón en manos de ese mar abierto.

 

¿Verdad o recuerdo? ¿Recuerdo o verdad?

Verdad demasiado símil al recuerdo

que anula el tiempo

pero multiplica su tormento –suena

una punzada de remordimiento

que hiela la sangre, coagula el mundo.

 

*

¿Reina del pasado o de su olvido?

Esperadas en la larga ceremonia, os espero

impecablemente.

No tuvo clara –me parece–

mi presencia entre los huéspedes.

Me observaba, además, de tanto en tanto.

¿Me veía, veía el hombre

en quien me cuesta a mí reconocerme? Tal vez,

pero nada cierto –pienso,

ya lejos muchas millas

en las curvas del retorno,

alargando en eternidad aquel tiempo, aquella duda, perdiéndome en ella.

 

*

Es y no es la misma de siempre.

Miro el radiante vegetal

de aquellos ojos sin tiempo,

y “vivido, sí, pero creído,

creído hasta el fondo”, me digo,

ni sé bien lo que entiendo,

la historia entera acaso, el entero acontecimiento.

 

Y ella escribe nuevamente su indemostrable

teorema

ya escrito en pergamino

y en papel, ya escrito minuciosamente,

estudiado con pasión,

examinado con arte,

puesto en duda por expertos, creído inexistente

si no fuera por la evidencia de las lágrimas. Y aún más convincente, la sangre.

 

*

¿Qué quieres decirme ahora, aún hacerme

conocer?

Cerrado en su piel de sombra,

mucho, es verdad, debe concluir

 

pero otro debe desgranarse a pleno sol y cocer–

en el fuego del deseo

o de su extinción, ¿en qué?

 

o es uno solo, una sola brasa…

 

*

No está dada, acaso,

y sin embargo parece allí, podemos tocarla,

a veces una felicidad sin sombras,

rectilínea,

que no pasa por el dolor de los otros.

Pero es lo mismo en el punto de luz y de altitud

donde subir es difícil

y quedarse es imposible… o yo no soy digno

de ello–

 

¿Quién en el sueño toma mi sitio

y canta esta perdida lengua

a los pies de un monte dilapidado

donde la sola felicidad está en no buscarla?

¿y qué canta?, ¿el augurio, el deseo

o una no resignada autosentencia?–

 

como si importara saberlo

y no aguzar los sentidos al crepitante despertar

en lo vivo de la pelea, en pleno siglo.

 

 

Traducción de Marco Antonio Campos y Emilio Coco

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s