narrativa

Billete de ida by Jorge Aldegunde

Esas alas de plástico servían para volar, y se lo demostraría a todos. Cogió carrerilla, se concentró y respiró hondo. Apuró el salto, mientras recordaba fugazmente sus anteriores inventos: mil y una formas de equivocarse. Hasta hoy.

Empero, algo iba mal: caía; se acercaba a ellos demasiado aprisa. Los intuía disfrutar de su fracaso, doblando la apuesta por que se partiera la crisma. Solo en el último momento comenzó a planear. Torcieron el gesto, ojipláticos, mientras él ganaba altura.

Atrás quedaba la gris ciudad; se adentraba en el mar. Su diseño, razonó, no había considerado el aterrizaje. Tampoco es que hiciera falta.

3 respuestas »

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s