masticadoresdeLetrasEspaña

CUANDO UN CUENTO DUELE by José Luís Serrano

a

Imagen facilitada por el autor.

León, 27 de octubre de 2021.

Estos días he estado revisando viejos textos, notas, apuntes, cuentos inconclusos por a saber qué razón. Esas cosas, ya sabéis… Esta vez encontré unas líneas sobre el apego a ciertos objetos. Era un apunte biográfico de esos que alguna vez pueden servir para adjudicárselos a un personaje. 

«…es lo que tiene estar tan cerca de las cosas; no de las que pasan sino de los objetos y tan  de ellos como de lo que evocan… 

En La Palma compramos una cajita de madera con forma de manzana: Se perdió. No era más que… algo para llevarnos a casa.  Me resisto a llamarlos recuerdos porque pobres días hubieran sido si necesitasen de algo tangible para permanecer en la memoria. Se perdió aquella cajita. Reapareció años después, tras una mudanza, en el fondo de alguna parte y al abrirla para comprobar lo ya sabido, que no guardaba nada dentro, soltó, como un volcán, aromas de Taburiente, brisas de Garafía a Barlovento, la negra falda del Teneguía devolviendo el eco de los besos del mar una y otra vez… el hombre aquel que en vez de indicarnos el camino nos acompañó porque no tenía nada mejor que hacer… y fue, simplemente, algo elegido al pronto desde el escaparate. No un algo comparado con otros similares de diferentes tiendas, algo con ese plus que añade el comentar cualidades sopesando qué es virtud y qué defecto…./ »

Muchísimas veces he usado metáforas del mar y el viento, del arco iris y la lluvia, de las fuerzas telúricas y en ese texto que ya cumplió con creces los veinte años y el viaje del que habla otros diez más, encontrarme ahora con la metáfora del volcán mientras el Cumbre Vieja lleva seis semanas arrasando cuanto a su paso encuentra y sin visos de detenerse en su labor de destrozar futuros… claro que no hay crueldad ni mala intención. Es la naturaleza recordándonos nuestra pequeñez frente a ella, poniéndonos en una dimensión que parecemos ignorar o acaso diciéndonos que, a pesar de ello, somos capaces de enormes logros… no lo sé. 

Soy de esos que un día decidieron construir su propia casa pero no como imagen literaria sino como labor de ordenar ladrillo tras ladrillo con el cemento y la arena amasada momentos antes. Mucho trabajo; tanto como satisfacción causa entrar en una habitación que tú construiste, descansar en ella, tomar un café. Creo que ha sido por eso que la imagen de un brazo de lava haciéndose dos para rodear una casa, abrazarla y con toda su potencia hacerla estallar para acto seguido pasarla por encima, me trajo a las venas un temblor, un estremecimiento de cada músculo rememorando las tardes de ilusionado sudor en el andamio.

Aquel viaje a La Palma, lleno tan de ternura como de anécdotas para la sonrisa, ha permanecido adormilado en la memoria y despertado hecho sonrisas cada vez que ha surgido en la conversación con mis amigos. 

Pasará. El Cumbre Vieja cumplirá su cometido y cesará como lo hicieron sus predecesores, luego, la tenacidad de los isleños hará el milagro, su capacidad para hacer virtud de la necesidad instaurará un orden nuevo donde las almas vuelvan a brotar con todo su esplendor y generosidad. De eso estoy seguro. Ojalá sea pronto.

4 respuestas »

    • Gracias por tu nota.
      Sí, ojalá pase pronto.
      Tienes razón, a veces un objeto trasciende su propia forma y su función, es él y su circunstancia, que no puede ser sino la que nosotros le demos y así alcanzan -les otorgamos- un valor mucho más allá de lo que se puede contabilizar. Un valor de esos que mide el corazón con su propio sistema de pesos y medidas. No deja de ser un privilegio conocerlo o, simplemente, sentirlo.

      Le gusta a 1 persona

  1. El olfato es el sentido que me trae más recuerdos. No me extraña que al abrir la manzana volviese a vivir otra vez tu viaje a La Palma.
    La madre naturaleza no siempre es buena, aunque cumpla con su misión de ponernos en nuestro sitio, a veces es muy dura con nosotros.
    No me puedo poner en lugar de los palmeros. Es terrible lo que están sufriendo.

    Me gusta

    • Ciertamente todos somos capaces de imaginar cómo se estará sintiendo alguien en una circunstancia adversa de las que podemos llamar normal, común, …. ahora que cómo ponerse en el lugar de alguien que oye la tierra rugir y moverse bajo sus pies y perder sus cosas bajo un manto de lava.
      Ni tu ni yo podemos parar eso. Hay formas de ayudar, cada uno como pueda o mejor le parezca pero un buen modo será, cuando se pueda, ir a la isla y quedarse allí unos días.
      Un viejo poema sigue diciendo “…. pero, a la verdad, paisano // me gusta el aire de aquí”
      Porque lo he respirado sé que es especial.
      Gracias, Conchita, por tu comentario.

      P.E.
      La naturaleza no tiene maldad ni bondad, cumple su función y hace muchos muchos muchos años, a golpe de volcán, hizo el paraíso que hoy son las Canarias. Braulio, en una canción

      ( https://www.youtube.com/watch?v=gBHNJo14HVY ) titulada “Tenerife” canta:

      Entre brumas de energía
      la rotunda poesía
      de el padre Teide
      nevado
      el celoso centinela
      de estas siete carabelas
      que entorno a él
      han fondeado buscando abrigo y cuidado

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s