narrativa

IRREFRENABLE by Javier Caballero Bello

Perdona pero no he podido dejar de mirarte. Tienes algo de tu forma de ser que me atrae, no es solo físico, es algo en tu mirar y en la manera de actuar. Tienes algo de animal salvaje. No me lo tomes a mal; no me refiero a animal en el sentido de una bestia, sino en el sentido de algo vivo pero no humano, algo libre y fuera de convencionalismos.

Llevo toda la tarde detrás de ti, en la silla de detrás y desde que has entrado en el aula no he podido dejar de mirarte. La postura que has adoptado en la silla, como tomabas apuntes a la vez que mirabas el teléfono móvil, tu atuendo y vestimenta; tu manera de ser tan elegante y con ese desenfado.

Perdona otra vez, pero no pretendo ofenderte ni molestarte. Tal vez piensas que voy muy deprisa pero esa es mi forma de ser. He sentido un impulso irrefrenable que tenía que darle salida cuanto antes. Por eso he esperado al final de la clase para acercarme a ti.

Lo único que pretendo es conocerte un poco y no voy a negar que me atraes un montón. Tal vez mi conducta te parezca inapropiada o fuera de los estándares sociales pero estoy en contra de esas zarandajas que lo único que hacen es confundirnos y lastrarnos en las relaciones interpersonales. Castrarnos, como diría Freud, aunque esté tan denostado en estos tiempos. A mi me parece vigente todavía; es mas, creo que nadie en la historia del conocimiento humano ha hecho un descubrimiento tan genial como su definición del inconsciente.

Por cierto, la clase de Psicopatologia de hoy ha sido un rollo; no  estoy de acuerdo en absoluto con la visión que ha dado de los trastornos de personalidad. Menos mal que es la introducción y que cuando entre en detalle sea menos retórico y algo más explicito; esto que ha dicho parece sacado de un libro de “autoayuda”.

Bueno, es que yo me embalo; tenía muchas ganas de empezar con esta asignatura porque, a mí, la psicología clínica me encanta. Ya sabes, dicen que todo los que estudiamos Psicología lo hacemos para tratarnos a nosotros mismos.

Y tú ¿Cuál es tu complejo o tu neurosis? No me iras a decir que no tienes un punto flaco.

Pero espera, si no tienes ninguna cosa que hacer ahora, te propongo tomar un café.  Es un poco tarde y a este horario nocturno no hay quien se acostumbre. No me voy a quejar, ni mucho menos. Toda la mañana trabajando  y menos mal que existe la Universidad a Distancia donde podemos matricularnos los que tenemos otras responsabilidades.

Te propongo ir a la cafetería de la esquina; es un sitio multiusos que lo mismo te dan un café que un plato combinado o, incluso esta bien, para tomar una copa. Alguna vez he parado en este lugar y los camareros son muy amables, además es un sitio tranquilo donde se puede charlar sin interrupciones.

Pero bueno, no me has contestado; una persona con ese atractivo tuyo que estudie a deshoras debe ser por una buena causa. Déjame adivinarla; encontraste tu vocación de estudio a edad tardía. Y Psicología te abría las puertas en tu empresa. Es lo que suele pasar aunque ese no es mi caso; lo mío es la Filosofía, las preguntas trascendentales del individuo, frente a la sociedad y frente a sí mismo. El porqué de todas las cosas. Y ya ves, una cosa me ha llevado a la otra.

Además creo que la sociedad esta enferma. Estamos poseídos por un aparato cruel y manipulador, un monstruo que tiene todo lo peor de los demonios, la Hidra o el Minotauro, un ser malvado más grande que un Cíclope y tan voraz como la Medusa, que habita en infiernos peores que los de Dante y se alimenta de nuestro espíritu. Los seres mitológicos con sus crueldades son insignificantes frente a este concepto del Mal y para el que solo hay salvación a través de la muerte.

La verdad es que charlando contigo se me ha pasado el tiempo volando, parece mentira que ya sea tan de noche; además se ha hecho tardísimo. Tal vez te estoy aburriendo, aunque, lo cierto es que ambos no hemos parado de hablar en todo el rato.

A eso es a lo que me refería de tu atractivo cuando te he conocido. Gracias a ti dos perfectos desconocidos parecen que se conocen de toda la vida. No te parecerá muy atrevido si te invito a mi casa, vivo aquí al lado. Te propongo tomar una copa de vino con algo de picar. Aquí están cerrando y no conozco ningún otro lugar cerca. Además, así seguimos con esta conversación tan interesante.

No te he dicho que soy fan del ocultismo. Me atrae muchísimo el conocimiento oculto de las cosas, los misterios ancestrales del Mundo, lo que no se ve, y lo que se ve, hay que interpretarlo. Siéntate en el sillón y acomódate mientras traigo las cosas. Voy a poner una música especial y voy a hacer que llegues a lo más alto del placer humano. La auténtica comunión con el dios todopoderoso, con el único y el verdadero señor del mundo.

Olvidé decirte que este es un vino un poco fuerte, además lo aderezo con unos hongos psicoactivos que me han traído de Sudamérica y que, en los no iniciados,  puede producir cierta somnolencia. Pero casi mejor, así no notaras como te secciono la yugular e introduzco tu sangre en este jarrón para bebérmela. Un hombre tan fortachón como tú debe tener mucha sangre, al menos, la suficiente para suplir mis necesidades durante un buen espacio de tiempo. Además hacer el amor contigo en este momento, sentir tu frialdad en mis pechos y acariciarme el clítoris con tu mórbida mano, me parece el mayor placer del mundo.

Gracias mi amor por regalarme este momento tan especial.

2 respuestas »

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s