Archipielago

Orígenes: Remolona de la quinta fila by Marcela Duque

Máscaras que dejaban ver las membranas frágiles Remolonas deslizantes en una mota de polvo, cuando sonaba un piano de cola de 1808 en la Guerra de Francia y España. Donde Napoleón escuchaba atónito, cómo la cruda jauría de fieras indómitas se estremecían en una colada convergente de ira y cólera, de pensamientos “Ilustrados”, que invadían las cabezas más pródigas y las no tanto, que no siendo tantas o ninguna, Todas, explotaban en un vaivén de Libertad. Nunca comprendido en la Historia. Y que hoy no se comprende aún. Y nunca lo será.

Ella, la Remolona. Escuchaba en el teatro en la Quinta fila al Pianista. Quien tocaba una melodía que más que suya, era quizá; Remolona. Entonada en Sí mayor. Posteriormente le acompañó un Violinista en su segunda canción.

Remolona no contuvo su llanto al saber perdido su amor. Remolona engañó al Pianista y al Violinista. Y este último cargaba siempre melancolía.

Antaño, ella era su centro de atracción. Remolona era actriz de teatro y bailarina. Y tenía un novio Cirujano, que daba renombre. En la Guerra. Cirujano de Guerra.

Remolona se debatía entre la Guerra, La Muerte y el Amor. Tres momentos del día y la Noche.

Cuando Remolona quedó embarazada no sabía quién era el Padre. Entonces acudió a hierbas abortivas e interrumpió el embarazo. Antes de ser juzgada como hereje o bruja.

Cirujano se enteró de lo que hizo su amada y le trato de prostituta. Le propinó una fuerte golpiza. Sin embargo, al cabo de algunos días volvió a caer en sus brazos. Argumentando que no podía olvidarle y que le amaba demasiado.

Remolona intento dejarle, pero este le amenazó. Y no le dejo. Cirujano con el tiempo le trato como a su puta favorita. Pues Remolona nunca olvidaría al Pianista. Y el Violinista. Este último sumido entre la melancolía, necesitaba cada vez más a Remolona y cada día sufría más de fiebres.

Entonces Remolona, le cuidaba con lo que le enseñaba Cirujano. Ya que no podían acudir al hospital.

Y el Pianista en medio del triángulo, formando un cubo de X lados. Una estructura, una organización muy moderna para estos tiempos del siglo XXI, en la Red. Que podría desestructurar cualquier Equilibrio en el Sistema del Planeta. Más en estos tiempos que Corren.

Una mañana, amanece Remolona con el Violinista en una cama caótica, en un edificio abandonado, mientras bombardean la ciudad. España. Madrid, es una nube de humo. Y el Pianista toca su canción, que por primera vez es melancólica.

Remolona entra en llanto. Mientras el Violinista delira en fiebres y en el cuarto contiguo sube el tono y baja al unísono.

Se escucha una fuerte melodía. Cargada de fuerza por parte de las magistrales manos del Pianista y su Alma, que deja una nota de despedida. Se suicida. Mientras Muere el Violinista. Ardiendo en fiebres.

Y Cirujano en el Frente de Guerra, es impactado por un sable en el pecho, y en un desmayo muere al instante.

Entonces Remolona cree por primera vez en supersticiones.

La Maldición de La Quinta Fila.

Ella es la Quinta en la Fila de Cinco Hermanos. Siendo la última. Carga con una Maldición desde su Nacimiento. En La Quinta de La Remolona. Su madre, su abuela y su tatarabuela…

Quienes murieron en viudedad. Al morir sus maridos, ellas muy jóvenes. Y ellas acudir al susidio en algunas ocasiones. O morir de espanto en un Sanatorio.

Todo ello, por una Maldición de una Bruja Llorona. Por ello, Las Remolonas siempre Lloran.

La Bruja, las hechizo por Remolonas. Siendo salvadas solo y exclusivamente por la misma condición de ser, Unas Remolonas.

Ahora, en pleno siglo XXI, en mi cuarto de hospital, suspiro, acerca de La Maldición de mi Familia. Casi incrédula. Pensando profundamente, si luego de tantas décadas llevo a cuestas el hechizo de Las Remolonas.

Y aunque no soy la Quinta en la Fila, o no lo sé a ciencia cierta aún. Bien podría terminar bien o mal.

Y aunque no creo en príncipes ni hadas. Me asusta La Remolona un poco. Me da escalofríos en mis pensamientos, mientras divago inocentemente. Y casi lo ignoro.

Pero a pesar de todo. Yo. Voy nadando Contra corrientes. Para combatir Una Maldición que quizás nos tiene sumidos es desconsuelo.

Y a partir de allí, no naufragaré más en Remolonas.

Seré Yo La mismísima Remolona Victoriosa. No la Quinta.

Y si me preguntáis ¿Cómo lo logré?

Diré que con AMOR Y CÓLERA.

En la Era THE NEW ROMANCES.

Donde cada Árbol es una especie al parecer Diversa y Diferente en un Cúmulo de Semejanzas Dispares. Y, La Biología Simbionte deja el beneficio de la Duda.

1 respuesta »

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s