masticadoresdeLetrasEspaña

DE TU CADERA DORMIDA by Marcelo Tettamanti

Imagen de la Galería Alina Louka




De tu cadera dormida rezuman 
verbos prohibidos,
por cauces de piel blanca 
bajan como un río
a la lava de mis manos.

La tarde gris
entra empujando la tela y
 la habitación huele
a tierra mojada, todo 
es humedad.

No vuelvo a ver el sol 
más que en tus ojos, y 
un arco iris
parece el cabecero de la cama.

Entre cuatro paredes
dos cuerpos amainan la tormenta, 
nos dormimos enredados
en sudor y telas,
nada existe hasta mañana.
 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s