Subir al inicio

SAN ISIDORO by Buenaventura-J. Díez Aláez

VOY, DEAMBULO SIN DESTINO,

tropiezo con tu estampa sin buscarla

desde el corredor ajardinado de la memoria,

puerta abierta a una plaza

donde permanecen marcadas

huellas;

              las joyas del misterio

arden al fondo abierto del tímpano

a todo sentido de fe,

desde sonrisas de muchos años antes

y rostro de lluvia que avanza

hacia la pedagogía y el terror.

                        Bestias multicéfalas famélicas,

                        hombres y mujeres, pecadores atormentados,

                        románicas estampas de piedra, lujuriosas,

                        soberbias, avariciosas: tormentos aterradores

                        en capiteles: códigos de artista.

                        Cruces, blasones, ventanas de fortaleza,

                        nervios guerreros portantes, ábsides, ajedrez;

                        columnas esquineras, ángeles y demonios

                        vigilantes, el gallo en la torre,...

Basílica de historia y teología: Edad Media.

A la salida de mi frente busco la paz

y un árbol bien plantado, encina achaparrada,

me trae la inquietud, la zozobra, con su encanto:

el bruto dormir de la piedra acongoja el ánimo

Cestas vegetales mantienen el tiempo detenido,

                        testas de animales asoman al futuro

                        ciegas entre el ramaje,

                        unicornios de praderas floridas

                        vomitando focas de mares embravecidos:

                        cuentos fantásticos no escritos,

                        esculpidos en piedra, para mantener

                        erguida la vara de la penitencia

                        y el castigo divino.

La Edad Media, las bodas de El Cid, -que buen vasallo...-

y las almas encuentran la paz

bajo la sábana multicolor del dormitorio:

la música del silencio y la muerte.

                                   El canto se pervierte

                                   con el uso del placer

                                   y el ruido de las flautas:

 

                        la soga del pecado está presente.

            Buenaventura-J. Diez Aláez

 

Categorias

1 Comments

  • 👏👏👏👏👍 Buenos versos para un merecido homenaje… bravo

Deja un comentario

Facebook
Twitter
LinkedIn
A %d blogueros les gusta esto: