@Extra[Kafka]: La carta a su padre

By Scarlet Cabrera

“[Schelesen (Bohemia), noviembre de 1919].
Querido padre:
Me preguntaste una vez por qué afirmaba yo que te tengo miedo.
Como de costumbre, no supe qué contestar, en parte, justamente por el
miedo que te tengo»

Escribir sobre Franz Kafka podría resultar intimidante ya que se trata de un creador en mayúscula, considerado de los más relevantes de la literatura universal; no obstante, en mi caso —y no es vanidad y menos orgullo— cuando evoco su “Carta al padre” es como si estuviese recordando a un amigo quien hubiese tenido la delicadeza de copiarme en un correo electrónico sus heridas abiertas, lo que constituye a mi entender emocional, la verdad más desgarradora detrás de la figura histórica.

En la actualidad, observo un fenómeno sociocultural que me llama la atención, quienes estamos ubicados en lo que se ha denominado —baby boomers—, estamos recibiendo de las generaciones subsiguientes, por ejemplo, la Generación X, grupo etario que continua la línea luego de fuego de los boomers, críticas fulminantes de nuestro proceder como padres o como generación —por supuesto, no generalizo— pero si lo he apreciado en más de una ocasión.

Rememorando a Kafka:

-Nació en Pragaen 1883 en el seno de una familia de religión judía. Su padre, perteneciente a una familia judía/rural, vivió la dureza que significa la carestía propia de las dificultades económicas. En 1881 se muda a Praga, Franz nació en una época de holgura económica ya que en ese momento, su padre tenía a su cargo un próspero negocio.

Aunque es una síntesis extremadamente corta, nos ubica temporalmente en los antecedentes y condiciones posteriores en la vida del escritor.

Como la mayoría, me leí La Metamorfosis, El Proceso… las cuales me parecieron fantásticas, magistrales, profundas pero, insisto, con “Carta al padre” mi empatía fue absoluta y me animó y sigue animándome a indagar sobre la disfuncionalidad familiar que ha sido constante en el desarrollo de la humanidad, siendo el XXI, con todo y sus errores, el gran momento de la información en beneficio de los Derechos Humano, de la infancia, del ser en su magma imagen ¿qué no sucede en todos los lugares? ¡Por supuesto que no! Simplemente estoy diciendo que el conocimiento de lo que es un niño/ña respecto al XX, es como si se tratara de mil siglos entre esa realidad y el presente. 

Las investigaciones a nivel psicológico, pedagógico, ético, médico, sociológico entre otras disciplinas unido a la Revolución de Internet, hacen posible que la barbaridad, otrora “normal”, sea cuestionada, legalmente penada pero no únicamente cabe citar tales aspectos sin duda importantes; la cuestión es que el conocimiento está al alcance de una gran mayoría quienes abordan a la maternidad/paternidad con prismas más inteligentes emocional y educativamente.

No sucedía así en la época que le tocó vivir a Kafka ni al promedio de los Baby boomers. El concepto de la Autocracia ejercida de forma binaria por el matriarcado/patriarcado, constituían al miedo como eje de la formación de los hijos, hecho lamentable porque no era respeto ni consideración, era pánico.

“Y si intento aquí responderte por escrito, sólo será de un modo muy imperfecto, porque el miedo y sus secuelas me disminuyen frente a ti, incluso escribiendo, y porque la amplitud de la materia supera mi memoria y mi capacidad de raciocinio.

A ti la cosa siempre te ha resultado muy sencilla, al menos en la medida en que has hablado de ella delante de mí y delante -indiscriminadamente- de muchos otros.”

—¿Se puede visualizar alguna metáfora distinta a esta letra casi física, la magnitud de los daños qué un padre ha ocasionado en la psique de su hijo, dejándolo imposibilitado de decirle a viva voz ¡Mírame! Este despojo de subsuelo fue alguna vez, únicamente, un niño, tu hijo ansioso de protección y amor?.

No puedo evitar emocionarme al extremo de necesitar hablar con Kafka, gritarle con  los labios apretados que su carta me partió el alma —aquella vez, hace tanto, cuando la leí y lloré— y fueron lágrimas que no se cansaron, era como si me hubiese tocado la responsabilidad de llorar por todos los humillados,  sintiendo que mi corazón se cortaba las venas para esconderse detrás de mi silencio, adolorido y asustado, tembloroso y enmudecido.

“Tú sólo puedes tratar a un niño de la manera como estás hecho tú
mismo, con fuerza, ruido e iracundia, lo que en este caso te pareció además muy
adecuado, porque querías hacer de mí un chico fuerte y valeroso.”

El planeta es un compendio de históricas “buenas intenciones” que si realmente hubiesen sido generosas, no tendríamos como respuesta a esta sociedad vendada de ilusiones y lo peor, es que las salvajadas más graves ocurren a puerta cerrada, precisamente ejecutadas por los seres que han debido protegernos y con la premisa del deber —lo correcto— pasaron por alto la virtud suprema de saber, piel y osamenta del amor y su belleza. Un niño es indefenso ante un adulto, que igual desprecia como ama a su padre/madre aunque sean tan estrictos como una roca en el supuesto beneficio de tallar adultos fuertes, decididos y capaces y lo que ocurre en definitiva, es todo lo contrario.

A los baby boomers y sus antecesores, les tatuaron el lado duro de la “educación” y pienso y siento que mucho bien haría al cosmos sociocultural, si Carta al padre fuese de lectura obligatoria— y eso que ese término no es de mi agrado— sin embargo, si existe algo capaz de revolverte los fantasmas que habitan aullando adheridos a la Sombra según la categoría de Jung, es leerse esta carta a párpados cortados.

“Pero para mí, un niño, toda palabra que me dirigías era como un precepto divino, nunca lo olvidaba, lo asimilaba como el medio más eficaz para juzgar el mundo, más que nada para Juzgarte a ti, y en eso fracasabas completamente”

Scarlet Cabrera Citas: http://clubdelecturasr.com/literatura/franz_kafka_carta_a_su_padre.pdf

Categorías:

Etiquetado como:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s