Actualidad

YO OPINO, TU OPINAS, NOSOTROS OPINAMOS by Rosa Marina González-Quevedo

Artículo publicado con anterioridad en el blog de la autora: https://reginaenvenus.blogspot.com/2013/

Imagen tomada de Pinterest

Buscando información sobre Alejandro Jodorowsky (véase en Wikipedia o en cualquier página donde aparezca su biografía) acabo de leer dos artículos de Mauricio-José Schwarz (fotógrafo y periodista mexicano radicado en España desde 1999) en su blog «El retorno de los charlatanes».

El primero de estos artículos es una crítica (lo más crítica posible) a Jodorowsky y a lo que Schwarz considera que son sus artimañas para vender imposturas (véase:  http://charlatanes.blogspot.com.es/2006/06/jodorowsky-los-delirios-de-un-artista.html  ). El segundo escrito es también su opinión (lo más crítica posible) sobre algunas cuestiones relacionadas con Íker Jiménez, periodista español y presentador (junto a su mujer, Carmen Porter) del programa Cuarto milenio (uno de los programas de mayor teleaudiencia en España, el cual se emite semanalmente en la cadena Cuatro y  trata sobre cualquier tema relacionado con el mundo del misterio y lo desconocido):

 El retorno de los charlatanes: Íker contra Istochnikov

No sé a qué atenerme cuando leo la crítica de críticos que se despluman de un tortazo los unos a los otros. Posiblemente, el periodismo es así de criticón: o se juega en la esquina roja o en la blanca en ese ring de boxeo opinionístico, al cual, en argot vulgar, podríamos llamar «despelote» o «chapi- chalapi».  Pero bien, a lo que voy: Desde hace un año espero con interés la transmisión de Íker por la Cuatro. Y con respecto a Jodorowsky, puedo decir que he llegado a admirarlo (aunque sea un charlatán, según la opinión de Schwarz). Por supuesto, todo es posible. Y puede ser que las propuestas televisivas de Íker Jiménez sobre paranormalidad formen parte de la tele sensacionalista y nada más, o tal vez no sea así. Como también puede que Jodorowsky esté usando a sus admiradores con ardides y técnicas teatrales, encantándolos como a serpientes que bailan al sonido de un flautín mágico. Sin embargo, tanto en un caso como en el otro creo que hay coraje para «atreverse» a proponer cuestiones que van más allá de la charlatanería de los políticos, y confieso que ya eso es gratificante (al menos, en mi caso personal). Quizás, charlatanes de la talla de Íker o Jodorowsky  me sirvan para hacerme romper con ciertas adicciones dictadas por la publicidad y el comercio (la moda de Milán o París, por ejemplo…), qué sé yo… No me atrevo a decir nada más, a no ser que un buen día, por accidente, dejase de buscar aquello que no logro ver o tocar u oír (porque los sentidos son imperfectos) para dedicarme a creer en la crítica de los críticos criticones. Pero os puedo jurar que, particularmente, las charlatanerías de Jodorowsky y de Íker me invitan a creer que somos libres de pensamiento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s