Sin categoría

DE LÁGRIMAS Y MOCOS Felicitas Rebaque de Lázaro

6fc70ddd075fc27b9228bcbcd62a0fcf

 

La otra tarde, sentada en una terraza de una cafetería, disfrutaba de un buen café y de la lectura del libro de Cristina Fernández Cubas, La habitación de Nona.

Estaba enfrascada en sus páginas cuando se acercó un conocido quien después de saludarme, señalando al libro, me preguntó con cierta ironía: «¿Qué…una novela de lágrimas y mocos?» Le miré perpleja. Antes de contestarle me tomé un minuto para reprimir su provocación y la respuesta, no muy correcta, que se me escapaba de los labios. Contuve mi impulso en aras de la educación y le pregunté:

—¿Qué es para ti una novela de lágrimas y mocos?

—Una de esas en las que predominan las emociones y la trama gira alrededor de las vicisitudes y problemas emocionales que la vida genera a los personajes—contestó muy en su papel de entendido. «Las historias que generalmente os gustan a las mujeres», le faltó decir. Después, citó algunas de las novelas que han salido publicadas en los últimos tiempos, de autoras de prestigio que, según él, se ajustaban a su definición.

—Ya sabes que mis gustos lectores van por los ensayos y novela histórica.

—¿Y tú crees que la novela histórica no muestra las emociones, los sentimientos de los personajes? —pregunté.

—De forma diferente. Se centran más en la acción y en el desarrollo de los hechos históricos que describen sin ahondar en lo que sienten o provocan sus protagonistas.

No quise hacer un análisis sobre los personajes de esos géneros literarios. No lo necesitan. Solo me limité a contestarle:

—La vida de las personas, de cualquier persona -recalqué-, y de cualquier papel que haya representado en su vida, está configurada de emociones, de lágrimas y de mocos, desde que se nace hasta que se muere. Y así ha sucedido a lo largo de la humanidad. Las novelas no hacen más que reflejar la condición humana sean del género que sean.

Se alejó farfullando una despedida con un aire magnánimo de superioridad y una sonrisa sarcástica bailándole en los labios.

Cuando le perdí de vista pensé en las historias que me gusta leer y en las que escribo. Hay libros y novelas para todos los gustos. Hay quienes evitan leer las que se plasman sentimientos, en muchas ocasiones, para no ver reflejados en otros su propia realidad, para no sentir ese aldabonazo interior que se puede experimentar leyendo las alegrías, las tristezas, los tormentos y los miedos, la ira o el desprecio, en definitiva, las emociones de otros en las que podemos reconocernos.

Yo no sé escribir si no es desde el sentimiento. En mis historias trató de ahondar en la personalidad de los personajes, mostrar su alma y sus reacciones ante los sucesos que la vida les plantea, hacerles creíbles y humanos.  Al parecer, soy una escritora de lágrimas y mocos… Pues espero que así sea por siempre jamás… amén.

 

Puede comprar o regalar los libros de Felicitas Rebaque en este link de Amazon.es

2 replies »

  1. Hola Felicitas, no sé si lo As quee relatas aquí hoy es ficción o realidad, si fuera así, tu conocido por mi parte se habría llevado un buen rapapolvo, tú has sido muy educada y discreta, realmente pareces tener razón cuando dices que, solo le faltó decir lectura para mujeres…
    En fin, habrá que seguir lidiando con personas así.
    Me encanta como escribes.
    Un abrazo🌹

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s