masticadoresdeLetrasEspaña

AMANDA by Rosa Marina González-Quevedo

Fragmentos del capítulo 9, primera parte, de la novela AMANDA (Letrame, grupo editorial)

Bola de Nieve se sentó al piano. Eran las doce de la noche cuando sonaron los primeros arpegios de Si me pudieras querer. Las luces del salón se habían apagado; solamente quedaban las lamparitas verdes en las mesas y el haz de luz blanca sobre el pianista.

—Amanda, tú que has conocido a tantos famosos, ¿has hablado alguna vez con Ignacio Villa?[1]

—No he tenido aún la ocasión.

Blai Andreu acababa de descubrir el lado estratégico por donde atacar. 

—Y ¿si te dijera que puedo presentártelo y no solo eso? —Esperó algunos segundos, los necesarios para intrigar más aún a la chica cuyas pupilas estaban muy abiertas—. Como sabrás, Bola de Nieve suele actuar todas las noches en el piano-bar del restaurante Monseigneur. Yo, en este caso, podría gestionar que cantaras acompañada por él. Por supuesto, ello representaría el inicio de tu camino artístico con mi empresa. Si aceptas, firmarías un contrato. ¿Qué te parece?

—Que ¿qué me parece? —Bebió un sorbo largo; luego, otro—. Pues… ¡Claro que sería maravilloso!

—Maravillosa eres tú, niña.

Besó la mano de Amanda una vez, dos, tres.

***

No hay noches largas o cortas. La verdad —aunque nos parezca imposible— es que no podemos medir el tiempo, ni marcar sus períodos, ni calcular lo que dura una velada romántica, mucho menos cuando el champán hace sus efectos.

Bola de Nieve había interpretado varias canciones y ella se imaginaba cantando junto al excéntrico musical en el rincón del Monseigneur… «No cedas, Amanda. No bebas más». ¡Cállate ya, vocecita que quieres impedirme ser feliz! «Todavía estás a tiempo. Dile que lo pensarás, que tienes que consultarlo con la almohada». No. No te permitiré que me detengas.

—¿Un contrato con tu empresa discográfica? ¿Eso significa que podría grabar mis propios discos?

—Ajá.

Todo marchaba tan veloz que no podía creer lo que le estaba sucediendo. Es cierto que las relaciones de su familia podían darle oportunidades; sin embargo, nunca serían como aquella: grabar discos con un empresario extranjero que la llevaría a Europa y a Nueva York…

—Y si acepto, ¿cuándo firmaríamos?

—Mañana mismo si deseas.

Bola de Nieve se había retirado. Ahora, una mujer tocaba el piano. 

Habían bebido ya dos botellas y estaban a mitad de la tercera. Para colmo del placer, habían probado el efecto del champán con fresas. Y para rematar, Sebastián había traído a la mesa una caja enorme con bombones de licor.

—¿También te informaron de que me encanta el chocolate?

—Bueno, quizá eso también, aunque era poco probable que no te gustara. ¿A qué chica no le gusta el chocolate?… Y aún no han terminado los regalos. —Amanda lo observaba atónita—. ¿Sabes que algún pajarito me susurró al oído que, por estos días, ha sido tu cumpleaños? 

—Ah. ¿También te lo dijeron en el Edén Concert?

—Sí. Como información complementaria. Así que, para no dejar pasar la fecha, he querido traerte un regalo.

—¿Otro? 

El catalán sacó del bolsillo de su chaqueta un estuche alargado y lo abrió ante los destellantes ojos de Amanda. Se trataba de una cadena de oro con una extraña medalla: en ella, figuraban la imagen de una mujer sentada sobre un dragón y un río como paisaje de fondo. Ni más ni menos, una medalla coronada por un brillante.

—¡Es preciosa! ¡Gracias! —Cogió el estuche en sus manos para observar de cerca la medalla—. Debe ser Navia, una diosa que en la mitología celta está muy ligada a los poderes mágicos del agua. Es un regalo muy caro —agregó—. No sé si debo aceptarlo.

—Pues ¡claro que debes, cariño! ¡Es tu regalo de cumpleaños! —exclamó el catalán levantándose de su silla—. Permíteme, por favor. —Puso la cadena en el cuello de Amanda besándole la nuca—. Además —añadió—, recuerda que, por lo general, nadie deja escapar un diamante.

[1] Nombre de pila de Bola de Nieve.

https://www.casadellibro.com/libro-amanda/9788411140331/12590185?fbclid=IwAR3dblpT26mTNyZMMHX7PC9J2F4XV0T8gcxgSo_fwTRgjSTsTzKmuob4UjI

https://www.agapea.com/Rosa-Marina-Gonzalez-Quevedo/Amanda-9788411140331-i.htm

DISPONIBLE, ADEMÁS, EN OTRAS 30 LIBRERÍAS QUE PODÉIS LOCALIZAR EN EL SIGUIENTE SITIO WEB:

https://www.todostuslibros.com/libros/amanda_978-84-1114-033-1

PODÉIS COMPRAR EL LIBRO TAMBIÉN ESCRIBIENDO A SU AUTORA AL SIGUIENTE CORREO ELECTRÓNICO: solnatural@rocketmail.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s