Actualidad

Reseña: LA MALETA DE DIOS de Manolo Madrid

Más allá de la fe.

Por Martha Bazell.

Manolo Madrid nos presenta en La maleta de Dios una historia llena de intrigas, escenas sobrecogedoras y giros inesperados. La trama, que a veces se vuelve incluso truculenta, consigue sin embargo captar y retener el interés del lector gracias a unos personajes bien perfilados, unos diálogos bien establecidos y un transcurso de la historia convincente e interesante.

Sinopsis

Fabián, un joven seminarista, es enviado a su ciudad natal para tomarse un periodo de reflexión ante de profesar los hábitos y pasar a formar parte del clero en un Colegio seminario en Zamora. Una vez en Pamplona, recupera sus amistades y su vida como homosexual. Ante el rechazo de su anterior pareja, se deja cortejar por Aurelio, un buscavidas. Cuando regresa, tras sus vacaciones a Zamora, es seguido por Aurelio que pretende vivir a su costa. Tras hacerse encontradizo por el ya sacerdote, le chantajea y vive a su costa. Pero Aurelio se aburre tanto tiempo solo y se busca compañía en Santi, un jovencito al que encuentra en la zona de vinos de la amurallada. Descubierto por Fabián en un lance amoroso con Santi, Fabián le expulsa de su lado sin éxito y recurre a buscar un asesino a sueldo en Internet. Tras fraguar el asesinato de Aurelio, el matarife muere en una escena truculenta y Aurelio toma la personalidad del asesino y se marcha a Valladolid, donde se somete a una operación de estética para regresar en un tiempo a Zamora, buscando vengarse de su anterior amante. En Zamora consigue ser aceptado en el colegio como jardinero y obrero interno para hacer reparaciones. Por culpa de Hugo, un chiquillo alumno del colegio, se van descubriendo las cosas y Fabián asesina a Aurelio que tiene una nueva personalidad. Hugo descubre el asesinato y Fabián vuelve a convertirse en asesino sobre el chico. Anselmo, el prior y familiar de Fabián ante la confesión de éste, intenta salvar el buen nombre del colegio y ayuda al joven sacerdote a esconder todo aquello. La novela, extensa, tiene una gran trama y una buena descripción de los ambientes, los personajes y está muy dialogada, manteniendo una fuerte psicosis en muchas de las escenas. El final es muy imaginativo y da lugar al título de “La maleta de Dios”.

Breve extracto

Los recuerdos de Fabián afloraron tras haber llegado de vacaciones a casa de su familia. Esas vacaciones que llevaban escondido el propósito de reafirmar su deseo de profesar en libertad, para reflexionar libre de cualquier presión. Comentario que, el mismo prior, antiguo amigo de su familia y pariente, se preocupó por darle en el andén de la estación de ferrocarril de Salamanca.

— Tienes casi tres meses para reflexionar. Piénsalo bien, Fabián, pero no te encierres en casa, es un consejo — le miró con el expreso ya a punto de arrancar —. Diviértete. Vale más descubrirte ahora que no cuando ya no haya solución — terminó tras darle un abrazo.

— ¡Y vigila la maleta en el trasbordo en Zaragoza y dale recuerdos a tus padres! — escuchó aún el joven con el tren arrancando.

No obstante, las seis horas, casi siete, metido en el vagón hasta hacer el trasbordo en Zaragoza, le dieron para pensar mucho y las imágenes de Ignacio, su amigo desde la infancia, le asaltaron una y otra vez haciéndole desear que el tren acelerase más y más, llenándole de ansiedad por verle y abrazarle. De manera que el libro que se había llevado para leer y distraerse no pasó de la primera página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s