artículo

ANÉCDOTAS HISTÓRICAS DE DON Jacinto Benavente

Reportaje de Julio Merino, publicado en «El cierre digital» el 23 de enero del 2022

http://www.elcierredigital.com

Cuentan de don Jacinto Benavente…

Contaba el Caballero Audaz, aquel gran corpachón, de 1.97 de estatura, espadachín conocido por sus varios duelos y entre muchas cosas autor de novelas eróticas, que un día que iba por la calle Victoria de Madrid vio que venía de frente por la misma acera que él al gran dramaturgo, don Jacinto Benavente, pequeño, delgado, barba cuidada y fama de afeminado (al parecer fue el primer español famoso que se atrevió a salir del armario) y sin dudarlo se echó a un lado y para que lo oyese bien el padre de los “intereses creados” dijo:

  • — Don Antonio, no se baje de la acera, yo no cedo el paso a maricones.

Y don Jacinto, que sí oyó lo que decía el brabucón se limitó a decir:

  •  Pues, yo sí. 

Con lo que le traspasó el adjetivo de “maricón” al grandullón Audaz

También se cuenta, que en las tertulias de las Ventas hacía grandes elogios Valle-Inclán, de quien decían, y con razón, que era uno de los más valiosos escritores que tenía España. Pues, don Jacinto, don Ramón no opina lo mismo de usted… y don Jacinto respondió sin dudarlo:

  • Bueno, eso es que a lo mejor estamos equivocados los dos

También le criticaba la clase literaria madrileña que fuese un “saltimbanqui¨  de la política, ya que se iba de un extremo a otro y de un día para otro. Tal vez por sus ideas liberales y su condición de homosexual, todo un crimen en esa época. Pero, él no tenía duda:

“Yo siempre he sido un hombre de orden, pero no puede negarse que en el bolcheviquismo hay un fondo de justicia….La Dictadura. ¡Horrenda palabra! Una palabra, un nombre, porque, en realidad, ¿no es toda forma de Gobierno una Dictadura? Dentro del sistema parlamentario, desde el momento en que un grupo, una facción del Parlamento, consigue imponerse, ¿no ejerce una Dictadura más irresponsable que la Dictadura individual? (…) Y en todas partes, en todos los países, ¿qué se ve hoy más que Dictaduras más o menos disimuladas, y cómo se sustituye la imperante sino con otra de mayor presión y violencia? Dictaduras que son una forma del socialismo, porque tan socialista es la Dictadura en Italia con Mussolini, como la Dictadura de Rusia, con Lenin y Stalin, como la Dictadura norteamericana con sus plutócratas. Quizás por eso, las tres, aunque diferentes en su aspecto, se entienden tan bien en sus negocios comerciales. El comercio internacional: el alma de la política en los modernos tiempos…. Aunque yo, a pesar de que en mi juventud cundía el sarampión liberalesco, fui, siempre, por convicción, tradicionalista. España en la tierra y Dios en el cielo. Por eso se ensancha y se eleva el corazón cuando oímos gritar ‘¡Arriba España!, porque arriba está Dios… En España, en ciencias, en artes, en cualquier profesión o trabajo, no basta ser lo que se es: hay que ser de una derecha o de una izquierda, y es inútil pretender que la derecha celebre lo que se inclina a la izquierda, y viceversa”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s