Sin categoría

El audiolibro abre una nueva vía de negocio al español en Estados Unidos

Artículo publicado en El País (link)

El auge beneficia a los autores conocidos por los hispanos y menos a los peninsulares

El audiolibro abre una nueva vía de negocio al español en Estados Unidos
EVA VÁZQUEZ

En el mismo momento en que Donald Trump eliminaba la versión en castellano de la web de la Casa Blanca, Amazon lanzaba una campaña de marketing para hispanos y abría su tienda de audiolibros en español. “Nuestro idioma es un “producto” que amplía el horizonte cultural, facilita la comunicación intergeneracional y el aprecio por las raíces familiares, y representa, además, un valor económico en el ámbito laboral”. Las comillas son de Jorge Ignacio Covarrubias, secretario general de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE), que recuerda que en Estados Unidos viven 57,5 millones de hispanos, el 18% de la población. En 2050 se espera que lleguen a ser 106 millones, es decir, el 26,6% de los norteamericanos. Una fuerza de voto y de consumo imparable.

“Si el mercado se resiste a un producto es poco lo que la política puede hacer, pero si el mercado es receptivo, no hay política que lo restrinja”, dice Covarrubias. Y el mercado, a pesar de Trump, ha dado el sí quiero al audiolibro en castellano. Según los datos de la Association of American Publishers (AAP), es el formato editorial de crecimiento más veloz, con un aumento anual del 28,8% en 2017 y un ritmo en ascenso imparable del 146,2%, desde 2003. En el último año, los ingresos de este capítulo de la industria editorial han crecido un 45,2%, hasta los 2.000 millones de dólares (1.700 millones de euros).

A más hispanos, más consumo del español. “Las plataformas de contenido en EE UU dedicarán cada vez más esfuerzos a destacar el contenido en español que ofrecen. El mercado hispano de EEUU es cada vez más atractivo para los editores españoles, sobre todo cuando se trata de contenidos digitales”, explica a este periódico, desde EE UU, Carmen Ospina, directora de desarrollo digital y de negocios del grupo editorial Penguin Random House España (PRH). “EE UU es definitivamente un mercado interesante para nosotros”, asegura. La experta reconoce que en España no existe la misma demanda que en Norteamérica, donde también los consumen los estudiantes, por eso los audiolibros que produce su grupo tienen derechos mundiales.

Marca hispana

Según una detallada encuesta del Pew Research Center, el 18% de los lectores norteamericanos compran audiolibros. El 67% de ellos prefieren leer en papel; el 26%, en libro electrónico. Y el dato más llamativo: la población que más usa el audiolibro es la hispana, con el 20% de sus lecturas (tanto blancos como negros, el 18%). En contra: los hispanos son los que menos leen (un 61%), por debajo de negros (71%) y blancos (78%).

Todo apunta a que el producto más joven del sector editorial tiene garantizada la buena marcha al otro lado del Atlántico, a pesar del “clima de hispanofobia fomentado desde el Gobierno” y a grupos retrógrados que insisten en el “english only”, como dice Covarrubias. Pero no ve ningún peligro para el crecimiento sostenido del español en EE UU, ni en las posibilidades de negocio del segundo idioma más hablado y estudiado en aquel país. “Ha pasado la época en que algunos inmigrantes hispanos querían que sus hijos se olvidaran del español, para adaptarse a la mayoría y evitar la discriminación. Hoy el español es un motivo de orgullo y de identidad cultural”, añade.

Continuar leyendo…

3 replies »

  1. Como comenta el artículo, hacia el final, una de las dificultades es que hay muchas más variedades en el castellano que en otros idiomas como el inglés (en el que también las hay, pero no son tan marcadas), y que los lectores (y los que escuchan audiolibros) prefieren escuchar y leer voces y expresiones de su región. Yo, que hago traducciones, me encuentro más y más a gente que busca traducciones que se adapten a un país en concreto, y no tan solo por el tema de la localización, sino del lenguage. No hay un castellano neutral, y realizar todos esos cambios resulta muy costoso para el autor de a pie, aunque eso no es un problema tan grande si la historia está localizada en el país del autor, supongo (pero mucha gente escribe novelas más al estilo anglosajón, y en ese caso si que los lectores se preguntarán por qué ese lenguaje y no otro). Es algo a lo que hace tiempo que le doy vueltas.

    Le gusta a 1 persona

    • Si Olga dices algo muy interesante. En el Taller de Escritura antes “podaba” mas a los autores pero ahora me parece muy original que escriban con sus estilos locales, a lo sumo les pido que incluyan pequeñas explicaciones abajo. Un ejemplo es el libro de Mel Goméz que acabo de editar y el próximo de Verónica Boletta que editaré la próxima semana. Uan de ellas de Pueto Rico y la otra de BS Aires. pero yo también comienzo a recuperar matices de allá y de acá saludos j.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s