Sin categoría

ECLIPSADOS by Scarlet C.

741fc16449d5ba7858fc4ea38f667a0d

Desconozco el aullido que roe
la sed de firmamentos
rompiendo al gemido del alba
en las pupilas del silencio.

Me invitaron a un evento de poesía a propósito del 12 de octubre. La idea iba de un canto al continente americano y como nací en Caracas aún considerando que ahora vivo Madrid, mi visión de América es muy definida y en la actualidad, no es precisamente como para un canto, bueno para ser más precisa, mi visión del mundo no da para cantar.

Mi escrito por denominarlo con algún calificativo, parecía más bien un panfleto de los tiempos universitarios cuando estar en “contra de…” era objetivo de vida ¡No podía ser de otra manera! Había demasiada sangre hirviendo y era inevitable que explotara buscando respuestas ¿Las hallé? Todavía no… La sociedad ha cambiado de máscaras, ahora sus antifaces relucen al compás de una tecnología de avanzada pero en el fondo, subyace el mismo espanto solo que ahora está más adornado.

Sigo soñando con un cosmos sin barreras, alucinando con la idea de que un político debe ser honesto y que sus manos no deben tener precio, que los ideales no deben morir jamás porque de hacerlo, nos convertimos en zombies. A pesar de las densas sombras que encandilan con sus luces de neón, insisto en beberme cada ocaso como si fuese el último sin aceptar que los espejismos me transmuten en un maniquí.

Sigo pensando que es tan corrupto el que ofrece como el que recibe y esa simbiosis está desangrando no solo a América sino a esta burla que llamamos humanidad convirtiéndola en una fuente de negociaciones donde se vende al alma, se traiciona al sufragio, se siembran pobladores y no ciudadanos ya que mientras no exista en la práctica real el Estado de Derecho y se respeten, precisamente, los Derechos humanos en pro de consolidar el supremo compromiso ante ser sensible, conditio sine qua non para sentir a libertad en la piel, seguiremos caminando al borde del precipicio que actualmente nos tiene contra la espada y la pared.

El populismo está sembrando en América un circo que va plagando de miserias y crueldades al existir, lo humano se ha convertido en reptil plasmando la obligatoriedad de revolcarse en el subsuelo para conseguir prebendas, entiéndase, alimento, medicamentos, eso sin considerar a los halos que permiten volar, entiéndase, educación y arte, a esas efigies de pureza y belleza las han borrado de las prioridades dejando una paradoja tendida a la orilla del abismo en medio de tan largo eclipse. “El resto es silencio” como dijo ya se sabe quien.

No habrá libertad mientras el planeta insista en su posición separatistas engendrando muros, muros y más muros, algunos reales y tangibles pero los peores, aquellos, los invisibles.

Nos enseñan a buscar culpables, a ver solo hacia afuera. Creo que América y todo el planeta debe ir al psiconanalista y superar de una buena vez sus infinitos traumas hasta convertirse una tierra adulta capaz de asumir lo que fue en pro de tallar un futuro sin evadir responsabilidades aceptando que nos quieren entumecidos a nivel personal, ir despertando del letargo con miras a la hermandad y la solidaridad ¡Luchar por la unidad!… y no continuar como borregos apretados en un corral. Nos han deformado toda la historia, en la reciente, solo una élite sabe la verdad.

Lo que ocurrió hace quinientos años fue una revolución atroz que cambió al orbe para siempre, eso hacen las revoluciones, algunas para bien, otras para mal, en todo caso, son irreversibles, la mayoría engendran tierra arrasada manchada de cuerpos descuartizados, hay las sutiles como Internet que no punzan directo pero controlan mejor que mil bombardeos. El punto es que las revoluciones no permiten retornar al punto originario, sin duda, lo que sucedió fue un horror pero agudizando un poco ¿Qué eran las aglomeraciones humanas por ese entonces? Aunque suene irónico, eran agrupaciones más caníbales de lo que son ahora y eso ya es decir.

Negar que lo que sucedió no fue una masacre tampoco ayuda para nada, esto es aplicable a todo evento histórico donde siguen heridas abiertas aguardando reconocimiento y respeto frente a los atropellos e injusticias cometidos. Los “desaparecidos” de todos tiempos, los de antes y los recientes, ya sabemos que no se esfumaron y es vital que se le dé respuestas a sus familiares y amigos, a la historia concreta en sí misma y no con las típicas  evasiones que para lo único que sirven es solo para profundizar aún más las lacerantes heridas que siguen tan vívidas; no obstante, hay que sacar fuerzas y comprender que nos queda un complicado camino por construir, ya hemos devastado, asesinado, degollado, acribillado, incendiado, coordinado hambrunas, en fin… Si seguimos así ¿Que cosecharemos? ¿Qué hemos cosechado ya?  ¡Qué no se celebre ninguna mortandad! Holocausto, guerra y todas las barbaridades que a la fecha nos parecen hasta “normales” en este inmenso absurdo  que nos viene devorando ¿Apostar por la paz y la unión de pueblos? Sí, ya sé ¡Demasiado hippie! Si no es eso ¿Qué? Lo que se ha venido haciendo nos ha conducido al actual fracaso, es indispensable inventarse otras preguntas porque ya no sirve la misma respuesta que nos destroza.

Quiénes nos manipulan nos quieren ciegos, mudos y torpes, aislados, peléandonos entre nosotros mismos, somos la levadura que le da vida a su pan, el tronco que arde en su chimenea caléntándoles el invierno. Depende de cada quién si prefiere seguir siendo carne de cañón o atreverse a optar y pensar por sí mismo.

Estamos cultivando al 1984 de George Orwell presumiendo para colmo que somos libres, convencidos de que la siniestra “La habitación 101” es solo la creación de un genio en su famosa novela, no lo es… En este mismo instante están torturando a personas inocentes, mutilando los genitales de muchas niñas, a otras con apenas doce, las casan con ancianos degenerados, las venden pero hay un punto muy importante, no es un asunto exclusivamente femenino aunque sin duda a lo largo del proceso histórico, las mujeres sobre todo en las clases sociales menos privilegiadas no viven sino sobreviven o mueren en medio de infinitas atrocidades. Eso está claro y es un espanto pero a nivel de conjunto ese atizado enfrentamiento entre mujeres versus hombres tan solo aviva la descomposición social que nos necesita confrontados para que prevalezca un “aquellos” respecto a un “nosotros”. No somos enemigos porque estamos arrodillados en el mismo bando, pertenecemos al mismo grupo de enajenados.

Si visualizáramos que la raíz es precisamente mantenernos en una eterna ruptura, le complicaríamos el juego porque justamente nos necesitan divididos y toda división les viene de maravilla y cuando los denomino tácitamente “ellos” no es un término abstracto tipo Matrix, si bien es cierto que alguien está moviendo los hilos, también es real que la semilla del caos la tenemos debajo de la epidermis delimitando al primitivismo repleto de ego en la vacía concepción de considerarnos diferentes, marcando territorios como animales, dejando bien claro…

—¡Yo no soy como tú!

Me ido tan lejos en esta reflexión, que ya no sé si tiene sentido la motivación primigenia que me puso a escribir. Partí de un encuentro de poesía y de pronto, me encontré en un más allá sin destino, si no le vi ningún sentido al texto cuando lo hice ahora menos se lo veo, se esperaba un canto sin meter el dedo en ninguna llaga o al menos, de hacerlo, que fuese con sutileza pero el que escribe sabe que la verdad en la letra, su verdad, es el éter del escritor.

Termino con…

“Si se les permite entrar en relación con extranjeros, descubrirían que son criaturas iguales a ellos en lo esencial, y que todo lo que se ha dicho sobre ellos es mentira.”
1984, George Orwell.

Scarlet C

 

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s