Sin categoría

ANTES DEL PRIMER DESTELLO Octavi Franch

236d37bf978d19ec7aaf952802a1573a

Miguel Ángel era el dibujante de cómic de moda en la ciudad. Sus historietas estaban
expuestas en los escaparates de las mejores librerías y tiendas especializadas en este subgénero
literario.
Sin embargo, era uno de los protagonistas de su propia historia, de su particular
argumento, con un planteamiento clónico cada noche, con un nudo —tanto en los intestinos
como en el papel cartoné— pero sin un desenlace, todavía.
Antes de meterse en la cama, cada noche cogía, con el sentir del melancólico y el
anhelo del desesperado, un lápiz y trazaba los rasgos de la otra protagonista de su historia.
Su espíritu innovador en el mundo de la viñeta lo aturdía, lo abucheaba, lo maltrataba. Tan
solo él conocía —si es que la sabía— la razón por la que se había encaprichado de un sueño,
tan típico, tan tópico, tan ramplón. Envuelto por la oscura noche, Miguel Ángel continuaba
dibujando en un nuevo folio sobre su caballete. Unos ojos que lo escudriñaban, una nariz
que olía su aliento, unos labios que le compartían secretos; el The End de aquella historia, la
de ellos dos.
Solía hablar en sus cómics de amor, de sueños y de encuentros al cabo de los años,
en otro lugar, en otro mundo. Pretendía sanar sus lamentos con el rotulador negro cuando
era incapaz de resolverlo, cada noche, con el lápiz. Su público aumentaba, pero su vida se iba
a pique, página tras página.
Esa noche lloró con la amargura del loco, con la insolación mental del suicida, con el
derrumbe del perdedor. Se presentaba otro fin de semana solo, sin Ella, sin la otra
protagonista, el único personaje plausible para esa historia sin final. Ese fin de semana, sin
embargo, era diferente, especial, único: había decidido huir, irse a donde nadie lo encontrara,
evaporarse como una chapuza tras frotar una goma de borrar; a las doce de la noche se
mataría.
2

Abrió el botiquín y escogió, al azar, una docena de píldoras de todos los colores, de
todas las formas, de todos los tamaños. Las alineó en una hilera delante de su escritorio de
ángulo. ¿Whisky? ¿Lejía? Agua del grifo, más práctico. Un par de tragos y adiós cazadores de
autógrafos, mangadictos y coleccionistas de ediciones limitadísimas; y adiós, Mujer De Mis
Sueños…

Una arcada, un vómito, un atragantamiento. Después de un lote de convulsiones se detuvo,
de golpe, en seco, en paz. Seguidamente continuó soñando, como si nada. El mismo sueño
de cada noche, la misma mujer de cada noche, la misma pesadilla de cada día. Era Ella, otra
vez. Pero no era un dibujo, no era de papel, no estaba en su imaginación de artista gráfico
para adolescentes. No. Lo abrazó, le besó el cuello, lo apretó contra su pecho.
—¿Por qué, por qué ahora? —le preguntó Miguel Ángel.
—Porque me has llamado, porque me has venido a ver, porque siempre te he estado
esperando, mi amor… —le respondió su heroína de cartulina mientras inflaba una nueva
viñeta.
Después del primer beso, profundo, donde solo los elegidos para el amor eterno
pueden llegar aunque sea de soslayo, Ella acotó a las pupilas y le confesó:
—No creas que a donde vamos todo será de color fucsia. También tenemos nuestros
problemas. Y a la mejor lo nuestro, algún día, se acaba.
—Me arriesgaré. Siempre podemos volver aquí, ¿no?
—Te quiero…
FIN

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s