masticadoresdeLetrasEspaña

RESEÑA «Réquiem por mi mano ausente» de Felicitas Rebaque

Imagen tomada de Pinterest

Reseña de Yolanda Izard, escritora y crítica literaria española. Ha cultivado distintos géneros y ha recibido distintos premios a los largo de su trayectoria.​

Yolanda Izard

Dos citas abren esta novela: de Shakespeare (“Donde mueren las palabras nace la música”) y de Susan Gale (“A veces no te das cuenta de tus propias fortalezas hasta que te encaras con tu mayor debilidad”), y no por casualidad, claro, pues cada una de ellas abre un cajón distinto de los dos en el que se asienta: el primero, la música; el segundo, la historia de superación del duelo que debe afrontar su protagonista, Lawrence Patterson, prestigioso pianista americano en la cumbre de su carrera, cuando pierde en un accidente la movilidad de su mano izquierda. Este duelo íntimo, desgarrador, que le obliga a romper con una vida dedicada a su pasión por la música, se manifiesta a lo largo de la novela en casi todas sus fases: la negación, la depresión, la rabia, la amargura…  hasta culminar en la aceptación de la pérdida y la búsqueda de un nuevo sentido a esa carencia fijando nuevos límites personales.

Porque no solo ha de aprender a asumir su nuevo cuerpo, con esa carencia que dejará de vincularle a lo más íntimo y creativo de su ser, pero también a reconstruirse espiritualmente desde sus propias ruinas interiores. Las desgracias, además, se le acumulan, pues debe hacerlo en soledad al ser abandonado por su novia, Katrina, de origen ruso y también músico de profesión, y porque apenas tiene relación con sus padres, mormones de inflexible mentalidad.

En este sentido, puede decirse que Réquiem por mi mano ausente es una historia de aprendizaje y una historia de renacimiento. Lawrence Patterson aprenderá a vivir de nuevo renaciendo de sus cenizas, rehaciendo el sentido de su vida y las premisas sobre las que se asentaba dejándose acompañar por personajes que nada tienen que ver con su vida anterior: una prostituta que sabe lo que quiere, Lizza, un acordeonista homosexual, Kaminsky, y Girad, el dueño de un cafetín en Montmartre, en el que acabará trabajando como pianista de obras populares, iniciando de esta forma, desde abajo, su reconstrucción personal, lo que incluye el acercamiento a la emoción y la belleza de este otro tipo de música.

Aprenderá que la vida adquiere su sentido también en ese espacio de “inframundo” en el que se establecen profundas y muy generosas relaciones de amistad, y que sus facultades pianísticas, interpretativas, pueden ser reelaboradas con la ayuda de un fuerte sentido del trabajo interior y de la práctica y el tesón, y sin duda con agentes externos como el amor incondicional de Lizza,  la amistad o las motivaciones de gente que cree en él, como su profesora de piano.

También Lawrence Patterson ha de sufrir las consecuencias de una red rusa de espionaje internacional que pondrá en jaque la vida de sus amigos y que, de hecho, se llevará a uno de ellos por delante. Nombres reales, como Putin, se entreveran en este apartado con los ficticios, potenciando la sensación de credibilidad. También provocará en el protagonista sentimientos de traición, pero aquí conviene no contar más por el riesgo de caer en el indeseable destripamiento.

Se trata, por tanto, de una trama compleja en la que se entreveran factores humanos, políticos y artísticos.

Humanos: quizá uno de los apartados con más peso en la novela, no solo por el particular calvario personal del protagonista, sino por el juego de amor / desamor que propone, en el que las traiciones resultan no serlo y las certezas conquistadas se esfuman de improviso. También por la amistad incondicional, sin duda salvadora, de los tres personajes principales que rodean al protagonista.

Políticos, en el sentido del thriller más clásico y convencional: Felicitas Rebaque nos sitúa en una red de espionaje que se extiende por algunos países europeos y que tiene en Moscú su marca más sangrienta. Como es de fácil deducción, este es el apartado en el que prima la labor de entretenimiento, la intriga y el suspense.

Artísticos: el apasionante universo de la música, tanto de la clásica como de la popular. Felicitas Rebaque muestra aquí su pericia para hablar del don de la música, de esos seres dotados por la naturaleza para expresarla, llevando a las palabras algo tan difícil de aprehender como es  la interpretación musical, el alma del artista, la emoción creativa. Por el camino, da un repaso a aquellos temas que nos han emocionado siempre. El don del buen músico, la emoción de la escucha y el talento interpretativo, pero también la técnica, pues aborda de manera fiel, precisa, aspectos técnicos de la ejecución musical sin los cuales habría perdido verosimilitud y verdadera emoción.

Gracias a la combinación de estos tres factores, Felicitas Rebaque busca trascender las convenciones del thriller y de sus personajes habituales (el inspector, la prostituta…), sin desatender al lector que busca entretenimiento, emoción y un tema de desgraciada actualidad como es la red de espionaje rusa que tantas vidas se ha llevado, preludio de lo que en este momento está sucediendo en Ucrania.

Una novela bien construida, con un ritmo que respeta los tiempos de anclaje, de suspense y de calma, y un profundo acelerón temporal final, y un gran personaje, el protagonista, que conmueve al principio por su vulnerabilidad, pero después también por su lucha interior, por el empeño de  superarse y de lograr llevar al límite sus propias capacidades. Del mismo modo que en la realidad lo hicieron otros pianistas enfrentados a sus propias limitaciones, como Wittgenstein, que como la propia autora cuenta en la novela, al perder el brazo derecho durante la Primera Guerra Mundial, volvió a dominar las técnicas pianísticas solo con su mano izquierda y llegó a cosechar enorme éxito.

Si compráis el libro en Amazon y después de leerlo queréis dejar un comentario, la autora os quedará muy agradecida

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s