Ensayo

¿Donde nació la idea de Masticadores? Hoy he podido resolverlo… by j re crivello

“Yo vivía en un hotelito situado cerca de la comisaría, y casi todas las noches me despertaban los gritos y lamentos, que en principio atribuí a gente golpeada, maltratada… hasta que comprendía que lo que oía eran risas. (pág. 82) Muerte accidental de un anarquista, Darí Fo.

¿Donde nació la idea de Masticadores? Hoy he podido resolverlo…

La vida en hoteles es como la vida a parches de los que su familia se deshace y vuelve a reconstituirse o no. Anoche soñé con mi Tía Estela, entrañable mujer que rompía todos los esquemas. Siempre amó la formación, la ruptura con las normas pero su extravertida personalidad era capaz de encajarlo con lo insólito. Su casa, la que le toco como parte de la herencia de mi abuelo ocupaba una esquina y era de dos plantas, de casi 70 metros de largo. Y fue un hotel. El Patria. Allí jugué en mi niñez cuando los hijos como era mi caso son abandonados por una familia parche. Aquella que se separa y esta tan conmocionada que no hay sitio para el hijo, ni espacio para referencias y los dos adultos huyen despavoridos del drama que han creado

Ese hotel fue uno de mis marcos de referencia. Cada habitación por más que había sido repintada aún conservaba los timbres para llamar a recepción y cantidad de tesoros escondidos.

Por ello entiendo los corazones solitarios que vagan por cientos de hoteles. Intentan que el servicio les proporcione aquello que le han despojado. Aunque esas divisiones de cartón y piedra son como ejes imaginarios de lo que se rompió y es difícil anudar en tu interior. Podemos intentarlo alquilando un espacio y sentir que el timbre del servicio nos conecta con alguien que cuida de nosotros, o nos dice buenos días, o nos sitúa en la realidad. Si salimos fuera de su escenario la selva humana nos recuerda aquella irreparable historia familiar.

Entonces ¿Qué hacer? Tal vez solo hay un camino y es reparar en el interior de una convención que estableces con tu terapeuta. Allí afloraran los espacios desasistidos y el dolor. Solo allí la magia volverá a restablecer la perdida y te liberará del hotel. Y una vez fuera por decisión de sanarte conquistarás la libertad. O percibirás las risas como dice Dario Fo.

Aquel hotel aun lo percibo y me conecta familiarmente. Todos tenemos barcos a la deriva, gigantes, con cientos de habitaciones en las cuales sus puertas se abren o cierra. En nosotros esta hallar los tesoros. Y tejer nuevas asociaciones donde el dolor no sea su eje.

Por ello aunque el dolor pueda ser un eje, a veces es también la base del talento. O de la capacidad creativa. Alli nació MasticadoresdeLetras. Un hotel donde las habitaciones suponen multitud de mundos. En aquella epoca alrededor de mis 10 años no lo sabía, solo he podido descubrirlo hoy despues de 50 años. Alli nació mi compromiso con los corazones solitarios.

Anuncios

4 respuestas »

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s