Actualidad

DE EGOS Y ALREDEDORES by José Luís Serrano

Imagen facilitada por el autor

En el mitin de la humanidad, 

millones de seres gritan lo mismo: yo yo yo yo yo yo yo ¡YO!

Y luego : a mí , para mí, a mi entender , en mi opinión…. mi, mi , mi, mi…

Y en francés hay un moi… oh! El moi francés ; ese sí que es grande: Monsieur le moi….

Cucú cantaba la rana, cucú debajo del agua….

Qué monótona es la rana humana, qué monótono es el hombre mono…

Mi mi mi mi…. Cucú. Cucú cucú…. La rana es mejor

Sólo los que aman saben decir Tú

Son unos versos que firmó Jacinto Benavente y que Alberto Cortez usa como prólogo a una hermosa canción que tituló “Tú” cuyo enlace aquí os dejo.   ( https://www.youtube.com/watch?v=T61I51nUOOU )

Creo que sí, que todos tenemos derecho a un ego y hasta puede que la obligación de un ego y, como sus responsables, tenerlo bien alimentado y arregladito además de convenientemente domesticado para que no ande por ahí agrediendo a nadie.  El problema viene cuando lo cebas de tal modo que ya no es de tu talla, te queda algo más que grande y andas arrastrándolo sin darte cuenta y convencido de que es como tú escribes que hay que escribir, como tú pintas hay que pintar y como tú lo que sea hay que loquesear. Pero no.

Tu ego (quiero decir: tu EGO) padece todas las dolencias que le son propias, Ismo, Centria, Latría… (síntomas inequívocos de la egorragia) y son de tan difícil tratamiento que algo de lástima nos inspiras pero tampoco mucha, no te vayas a creer… Te reconocemos la calidad de tu trabajo, por supuesto que sí y  respetamos tu labor con las palabras, con las semifusas…. Un día, en el  intermedio de  un concierto oí que alguien decía “qué magnífica voz… lástima que sea tan creída”

¿Hacemos un favor quienes ponemos nuestros textos en Masticadores a disposición de quien quiera leerlos? Es posible que sí pero en la misma medida que somos favorecidos por todos los que aportan sus palabras con el mismo fin. En la más mercantil de las operaciones sería un ejercicio de igual beneficio para todos aunque puede que tú pienses que a ti hay que retribuirte de otro modo. Y más.

A mi nadie me (uso redundante intencionado del pronombre)  puso una pistola en la sien ni me amenazó con quitarme el bote de lapiceros ni la caja de las canicas, sólo vino, me lo ofreció y acepté. Desde ese día tengo piezas de autores a los que, de otro modo, me sería muy difícil -si no imposible- acceder. Es más: tendría esos textos aunque yo no pusiera ninguno. En lo personal, Masticadores, me está siendo una grata experiencia, sólo con decirte que ni se me había ocurrido poder cruzar unas palabras con alguien que me leyó en México (por citar a la más lejana en metros) y me cuenta sus impresiones… Lo que no sé es si el tamaño, que no la grandeza, de tu ego deja sitio para apreciar estas cosas, acaso minucias para ti. 

Con Juan R. Crivello aún no he tenido el placer de compartir un café, con Felicitas Rebaque sí y con frecuencia, por eso sé que es cierto lo que imaginaba, que es mucho trabajo preparar la edición diaria de una revista de escritores. Y no me cobran por ello; a ti tampoco. Tienen ambos mi gratitud y no me afecta si cuentan con la tuya o no. Es más, parafraseando al clásico “se me da una higa”

Ahora ya sabes lo que pienso de tu ego  aunque que doy por supuesto que no te interesa lo más mínimo, aún así,  tal vez debieras lavarlo un par de veces a ver si tienes suerte y encoge  hasta tu justa talla. 

Nota.- Te dejo un par de citas que me gustan. No voy a decirte que las tenía en la cabeza formando parte de mi enorme acervo cultural porque las he sacado del libro de citas y para saber quienes son sus autores he recurrido al google.

Los grandes egos son escudos para un montón de espacio vacío (Terence  McKenna)

Cuando se pierde el ego se pierde el límite, te vuelves infinito, amable, hermoso…  Harbahjan Sinhg Yogi

3 respuestas »

  1. Estimado Losé Luis Serrano, no te conozco personalmente, si me tomaria un café contigo personalmente (y más de dos con Felicitas), con lo cual queda la posibilidad que un tanque de Putin pase por Barcelona y me monte en el y llegue hasta tu casa. Simpatias e ironias aparte, firmo ya tu artículo sobre los egos y te digo «estoy muy contento que estemos en el mismo proyecto», que hacemos tu, felicitas, otros 190 y yo.
    Gracias! Y… que maravilla: Cuando se pierde el ego se pierde el límite, te vuelves infinito, amable, hermoso… Harbahjan Sinhg Yogi
    Saludos j.

    Me gusta

  2. Si para que vengas a León hay que hacer una colecta (o un crowdfunding como dicen los modernos cursis) cuenta con ello. Prefiero ir a buscarte, aunque sea en bicicleta, a que vengas en un tanque de ese señor que lo mejor que pude hacer es quedárselos en su casa suya de él particular, y éste, me da que sí que tiene un ego desmesurado, lástima que sus papás no hiciesen de él algo mejor. A fin de cuentas creo que le pasa como a otros grandes tiranos de la historia: que si hubieran tenido un ego domesticado nos habríamos ahorrado mucho sufrimiento. Me viene a la memoria Gengis Khan cuyo nombre, traducido, era “señor del cielo o rey universal” (¡¡¡Toma ego!!!)

    Te agradezco el comentario de esta mañana y una vez más el que pusieras en marcha este proyecto que sí, hacemos entre ciento noventa –y quienes vayan viniendo- pero la semilla fue tuya.
    Un abrazo
    JL.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s