Archipielago

Vidas Paralelas XII: Ricos y Pobres

Adriaen Van Ostade, Cornelis Visscher II, Three drinkers, Vivitur Parvo Bene,

Artículo escrito por Valentí Gómez i Oliver

Nos dice Séneca en una de sus Epístolas (115,14) lo siguiente: “An dives omnes quaerimus; nemo an bonus” ( Todos preguntamos si es rico; nadie si es bueno). Debido a la gran diferencia entre ricos y pobres (nos referimos a la posesión de bienes materiales ya que respecto a la posesión de virtudes y valores  ̶  bienes espirituales ̶  hablamos en otras ocasiones) surge con mayor o menor insistencia,  a lo largo de los siglos, la necesidad de eliminar las injusticias sociales que `provocan dichas diferencias. Este es uno de los principales objetivos que deben alcanzar todas las sociedades humanas si pretenden lograr  su perpetuación “sostenible”.

Sin embargo, a lo largo de la Historia, la acumulación ostentosa de riqueza se ha asimilado, casi siempre, a una falta de rectitud moral individual. Lo explicita el aforismo medieval: “Nobilitant gaze privatos nobilitate” (Las riquezas ennoblecen a quienes no tienen nobleza) . Lo complementa la sensación que ofrecen, en general, los nuevos ricos (pobres enriquecidos): “Paupere ditato nichil acrius esse putato”; otro aforismo medieval que significa: “Piensa que no hay persona más intratable que un pobre enriquecido”.

 Por más que la sensación que puede experimentar el rico es, a menudo, desfavorable en cuanto a su realización personal y su satisfacción en la vida, no por ello las distintas sociedades humanas no dejan de esforzarse en armonizar las mencionadas diferencias (injusticias sociales). Y unos se sienten “pobres en medio de inmensas riquezas” (Magnas inter oper inops, Horacio, Odas, 3,16,28); mientras que otros, enclaustrados en el mundo de la trascendencia, se sienten “ricos (de espíritu) en medio de la dolorosa pobreza”.

Un oxímoron: “riqueza/pobreza” que únicamente podrá funcionar, dialécticamente, si se establece y se activa una “rica pobreza” o una “pobre riqueza” mediante la cual la humanidad, adecentada con los valores de los derechos humanos, redescubre las fuentes primigenias donde brotan las aguas que contienen el conocimiento, la verdad y la justicia y, por último, la supremacía del “Bien (Amor, Negentropía)” contra el “Mal (Odio, Entropía)”. Vivitur parvo bene (“Se vive bien con poco”, Horacio, Odas 2, 16, 134). Vivir con poco, sí; pero todo  lo necesario. ¡ y para todo el mundo!      

(Editor j re crivello/masticadores.com)

3 respuestas »

  1. Valentí, se m’ha esborrat un comentari prou llarg com per veure’m incapaç de reproduir-lo, ho sento. Però sí una cosa: penso en tu tot sovint perque`(segueixo Saint Exupéry a Pilote de guerre) tens intel·ligència recolzada en el cor!! Gràcies pels teus esforços.

    Salutacions tant cordials com puc

    Miquel Dalmau

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s