Archipielago

Marcel Proust sale del armario

Lumen publica sus relatos inéditos, con la homosexualidad como tema clave

Xavi Ayén Publicado en La Vanguardia  Barcelona 08/01/2021

En 1921, André Gide anota en su diario, tras visitar a Marcel Proust, que el autor de En busca del tiempo perdido le ha dicho, acerca de ciertas experiencias biográficas, que “se puede contar todo… pero con la condición de no decir jamás ‘yo’”. Y el hedonista y exhibicionista Gide apostilla: “Ese no es mi problema”.

Pero sí era el problema de Proust, que vivía su homosexualidad como “una maldición” y necesitaba camuflar en la ficción algunos temillas personales. El próximo día 21, la editorial Lumen publicará en castellano El remitente misterioso y otros relatos inéditos, obra aparecida en el otoño del 2019 en Francia, y que causó conmoción por sacar a la luz ocho cuentos inéditos del escritor, más uno ya conocido. Brevísimos, a veces inacabados, se trata en realidad de sus descartes a Los placeres y los días, publicado en 1896, y son un festín para los fans proustianos. Estaban en manos del editor Bernard de Fallois (1926-2018) –el descubridor de Joël Dicker–, que en los años 50 hurgó, con la complicidad de los herederos, en los archivos familiares y, por ejemplo, hizo nacer el libro Contra Sainte-Beuve . De Fallois dispuso que, a su muerte, se conocieran los textos “para evitar que acaben en una casa de subastas”.

PROFECÍA
“Una hada le concede el don de la sensibilidad, con la contrapartida del sufrimiento”

Uno de los manuscritos publicados
Uno de los manuscritos publicados ÉDITIONS DE FALLOIS

Luc Fraisse, profesor en la Universidad de Estrasburgo, ha sido el encargado de la edición original francesa. Preguntado por este diario, afirma que “el lector descubrirá a un Proust de 22 años, un hombre joven asombrosamente preocupado por la muerte, por los últimos instantes de la vida, teniendo ya el gusto por el misterio (el cuento que da título al libro evoca la atmósfera enigmática de los relatos de Edgar Allan Poe) y atormentado de manera trágica por su homosexualidad, que percibe como una maldición.

Continuar leyeno en La Vanguardia

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s