Archipielago

LAS MIGRACIONES. MARCELA DUQUES

Este es un fenómeno paranormal para muchos ciudadanos del mundo. En especial las sociedades más pobres. Sufren este efecto con frecuencia. En muchas ciudades emergentes en países de desarrollo, la calidad de vida está en mejora. Pero aún existe absoluta desigualdad económica. Y este es un fenómeno que se viene dando desde hace ya varias décadas. No es nuevo, ni reciente. La pobreza existe desde que la población empezó a crecer desmesuradamente. Bien si hubo una época de bonanza, ya se ha olvidado. Mientras existió entonces la esclavitud. Porque si no es un problema, existe otro. Las cosas son así. Como al construir una matriz DAFO.

Las oportunidades son un aliciente para la sociedad, que no se puede desperdigar. Migrar es un fenómeno natural en las especies del Planeta. De cualquiera. Tanto plantas como microorganismos, animales y el ser humano. Y detrás de cada migración hay una estructuración de un fenómeno natural. Ese fenómeno natural obedece a elementos químicos y físicos. Y en el hombre, principalmente en cuanto a pensamientos.

Existen muchas historias de vida de las personas que cada segundo hacen migración. Una de ellas se presenta en el libro de Encuentro en el Espejo. Inmigrantes y Emigrantes en Aragón. Historias de Vida. De Javier Escartín Sesé y Manuel Pinos Quílez. Una chica ecuatoriana Teresa Escuín. Que migró Zaragoza. Sin saber qué iba a encontrar y para cuanto tiempo. Estudió Trabajo Social, viajo Ecuador y volvió  a Zaragoza, donde vive actualmente.

Las aves son monumentos vulnerables y preciosos. Frágiles y suculentas. En un desierto xerofítico donde escasea el agua, ellas harán magia para reproducir sonidos en el ambiente. Así, somos los seres humanos ante una adversidad humana. El Frente que todo lo cura en vez de fusilar. Ya las aves no chocaran contra el muro. Y la canción de Pink Floyd Mother sonará como un susurro en un verano a la orilla de un Río.

Y aparecerá Susurros. De A.G. Howard. Todos caídos en la madriguera, soñando que algún día despertaremos en otro planeta. Colonizaremos otra civilización y domaremos otras especies. Una especie de Avatar. O quizá el Océano.

Categorías:Archipielago

Etiquetado como:,

1 respuesta »

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s