Archipielago

¿HAY NECESIDAD DE QUE EL ARTISTA SE INCORPORE EN LAS PROTESTAS POPULARES? by R F Bravo

Desde los tiempos de la nana los artistas fueron fieles y muy buenos representantes de los pueblos.  Eran, como decían los griegos antiguos, hombres del “polis”, o sea, de la ciudad, o del pueblo.  Los poetas, dramaturgos, actores, cantantes y demás, como los pintores…Apeles siendo el más famoso…eran considerado gente sabia, educada, bien preparada y esas cualidades los hacía idóneos para enfrentar, en nombre del pueblo, los problemas que caen sobre una “polis”, ciudad. Claro, también estaban los filósofos, los sacerdotes, los escribas, los militares y los políticos profesionales, que sí,  ya existían en esas época tan antiguas.

Bueno, pues hasta la Grecia antigua me remonto para machucar esta idea, mi queja digamos, lo que me jode, que es que hoy en día, la mayoría de los artistas, siendo…como sus homólogos de la antigüedad…gente culta y preparada, gente que sabe hablar, que sabe pensar y que sabe juzgar lo bueno y separarlo de lo malo, no quieren, de ninguna manera, opinar, hablar, ni guiar al pueblo.  Ni siquiera echar una mano.

Por eso me parece que en este mundo moderno ad extremis, donde los ordenadores no solo nos ayudan en las cosas cotidianas pero que piensan por nosotros y donde los “smart phones” nos controlan la vida e invitan a muchos a hacer sendas estupideces, no nos parecemos en nada a la gente de la era clásica, ni a los griegos ni a los romanos, sino que nos estamos pareciendo cada día mas y mas a los de la edad media.  Nuestros guías, nuestros líderes, son iguales a los del oscurantismo medieval. La ciencia se ha convertido en el patrimonio de las grandes empresas medicas o farmacéuticas.  El arte, la literatura, la música y todo lo que podría considerarse cultura lo han tergiversado y convertido en negocio. Para estos curas oscurantistas que nos dominan, lo único que vale es la tecnología “IT”. Esa es la nueva religión, la nueva Iglesia. Igual que en aquella época en Europa, donde todo lo controlaba la Santa Iglesia que tenía que darle el visto bueno a todo, ahora nos dominan los del “business”, y al que se le enfrenta, lo tildaran de hereje y se lo cargaran. 

Parece mentira que hoy en día nosotros, los pueblos, nos hayamos convertido en borregos y le seguimos los pasos, con fe ciega, a estos supuestos líderes.  Y venga, no me malentiendas, yo se que ahora no es la Iglesia la que controla. Que no, que no, que yo sé que no controla nada, pero hay otras instituciones, supuestamente laicas y seculares, que hacen el papel de la Iglesia de la Inquisición, de esas hablo, y están dispuestas a quemar en la hoguera al que se les enfrente, le dan caña, muy en especial a los artistas que quieren…y que se atreven…a opinar de política o de religión. 

¿Me entiendes? Es por eso que digo que, en lugar de en un renacimiento, como el de Leonardo et al, vivimos en el oscurantismo, donde los “hombres del polis” no son ya ni poetas, ni sabios ni aptos.  No, se parecen más a los nobles y a la realeza medieval y esa calaña está plagada de tullidos mentales, imbéciles y analfabetos, gente podrida, espiritualmente, físicamente y genéticamente por los tantos y tantos matrimonios entre familias, por la endogamia.

Aquí te presento a Carlos II:

(Este es el resultado de casarse con primos, sobrinos, hermanos y otros miembros de la familia. Carlos II, que le decían “El Hechizado”, vivió de 1661 al 1700 y fue rey de España de 1665 a 1700.  Era débil de cuerpo y mente, no podía enderezar su cuerpo, carecía de memoria e inteligencia y de voluntad propia)

Esta era su firma:

No podemos hacer nada contra la voluntad publica que elije a semejantes lideres, en el mundo entero, no hablo únicamente de España, pero si podemos tratar de educar para que no nos sigan liderando gente como Don Carlos II, el último Habsburgo. Y no quiero ni ofender ni insultar a nadie.  Cada quien elije y le vota a quien le de la gana.  Mi queja es con aquellos que quieren darle por culo a los artistas que quieren tratar de hacer de este mundo un mundo mejor.

Concluyo afirmando que creo que es hora de que los nuevos…y los ancianitos también…poetas, artistas, cantantes, escritores, coreógrafos, músicos, compositores, y todo aquel que tenga educación y formación profesional y académica, se vuelva a meter en los asuntos del “polis”.  ¡Hombre! Al menos que opine sobre las cosas que suceden. Que protesten por lo que nos cobran por la luz eléctrica, los alimentos, los carburantes y por todo lo demás que necesitamos para vivir.  ¡Ostras! Que también pregunten, ¡No! Que exijan explicaciones del gobierno para que nos digan porque nos cuelan tantos impuestos en el recibo del agua…

16 de abril de 2022, Francis Bravo Cabrera, Valencia.

2 respuestas »

  1. Personalmente creo que, más que de guías, el papel de los artistas o intelectuales es ser sembradores de la duda y del espíritu crítico con respecto a cualquier poder y verdad que se plantee como absoluta o inmodificable y, obviamente, posicionarse contra cualquier injusticia.

    Le gusta a 2 personas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s