Actualidad

Cuatro preguntas a Pedro Martínez de Lahidalga

_ ¿Cuál es la historia de tu mayor anhelo?: La historia de mi mayor anhelo, en el sentido de deseo más general, es la historia de mi propia vida entendida como sumatorio de todos esos pequeños pero recurrentes anhelos universales (querer y que te quieran, estar razonablemente sano, ver prosperar a los hijos, sentir que sigues vivo…) y que, todo junto, te permita disfrutar de esa evanescente sensación de equilibrio que algunos llaman felicidad.

_ ¿Qué es lo que más quieres ahora?: Lo que, a estas alturas de la liga, más deseo es poder seguir disfrutando de esas pequeñas cosas, no a la manera de Groucho (un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna…) sino, digamos, de forma más estoica: percibir las texturas de un libro entre las manos, degustar una cena en buena compañía, despertar con el aroma del café junto a la persona amada, escuchar canciones de amor en ese tono interrogativo tan sensual que emplean las francesas, sentir en el jardín el pálpito de la naturaleza… y todo el mar.

_ ¿Cómo te imaginas el mañana?:

No soy dado a fantasear sobre futuribles, prefiero pensar con Drucker que “la mejor forma de predecir el futuro es creándolo”.

No obstante, observando el mundo que nos está tocando vivir este primer tramo del siglo, se me hace difícil ser optimista en cuanto al mantenimiento, no digamos ya el avance, de los valores en los que siempre he querido creer (libertad, tolerancia, progreso, democracia… y todo eso); la realidad es que hoy nuestro modelo de civilización -desde la disrupción tecnológico/digital- está generando sociedades orwellianas, mientras al derredor vemos prosperar imparables regímenes totalitarios o teocráticos. Eso, por no hablar de las problemáticas existenciales a escala global (cambio climático, superpoblación…) a las que habría de hacerse frente desde una “conciencia crítica de especie” (E. Carbonell) cosa que no atisbo en el horizonte. Lo único que sí tengo claro es que no nos vamos a aburrir.

_ ¿Quién es Pedro Martínez de Lahidalga?: Arquitecto  técnico de profesión, lector impenitente de vocación y, últimamente, bloguero por necesidad más que por devoción. Escribo sobre temas que no rebusco, surgen fruto de una emoción previa que proyecto como relatos con intención de dar sentida respuesta a ese primer entusiasmo, en franca y leal búsqueda del propio re-conocimiento a través de la re-creación. Lo hago libre de ataduras, modas o autocensura, así como desembarazado -tal que el bolero- de cualquier ansiedad, angustia y desesperación por (no) ser leído. Con semejantes antecedentes (obviadas mis colaboraciones en ediciones de libros técnicos propios de la profesión) he llegado a publicar El latido del cibermono y hoy puedo afirmar que, mirado desde ese punto de vista, está resultando todo un éxito.

Blog: https://elmonocalvo.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s