masticadoresdeLetrasEspaña

MÁS ALLÁ DE LA PIEL by Manuela Rodriguez Gallego

Nuestra compañera Manuela Rodriguez Gallego ha estrenado su nuevo poemario : Más allá de la piel. #Ediciones Lobo Sapiens/ El Forastero#. Tuvo una primera presentación en su tierra gallega: Sarreus de Limia, Orense, España, el agosto pasado, y en la tarde de ayer, lo hizo en León, arropada por numerosos segudores y amigos. Desde Masticadores, celebramos su éxito y la deseamos una larga trayectoria.

Para acercarnos más a la obra de esta autora os comparto el prólogo de su libro realizado por el profesor universitario y periodista Manuel Cuenya

PRÓLOGO MÁS ALLÁ DE LA PIEL

La poeta ourensana Manuela Rodríguez Gallego, que publicara en 2019 su ópera prima Mujeres: Luces y sombras, nos obsequia ahora con este poemario tocado por el Eros como pulsión de vida y el Tánatos como pulsión de muerte, fuerzas o instintos contrapuestos, cara y cruz, en el fondo, de una misma moneda, los grandes temas universales, en definitiva. Si en su primera obra, Manuela, que vive en la ciudad de León desde hace años, se centraba en un tema de actualidad, habida cuenta de que seguimos viviendo en una sociedad patriarcal, y además la maldad es intrínseca en el ser humano, o bien, como ella misma nos revela, los seres humanos tenemos una parte de luz y muchas sombras (léase por ejemplo Jekyll y Míster Hyde, de Stevenson, entre otras obras), en este libro la autora gallega, que es una ferviente devota de su paisana Rosalía de Castro (siempre presente la negra sombra), se adentra en el mundo del sexo, que sigue moviendo el mundo, en verdad en el universo del erotismo, que entronca a menudo con la muerte: “Absurdo andar por calles cadavéricas./ Al final de todas, siempre hay un cementerio/ donde enterrar miserias”.

No en vano, en la cultura francesa se habla de la petite mort o pequeña muerte para referirse al orgasmo. Y en películas como Un perro andaluz, de Buñuel, asistimos a la fusión del orgasmo y la muerte: “Un orgasmo que me nuble la vida”, dice la poeta, cuyo decir lírico la emparenta con el surrealismo, en ocasiones con los cantos o aullidos del conde de Lautréamont. Y aun con cierto satanismo: “con la esperanza de que un día Satán me reciba con los brazos abiertos/… Satán sonríe, hace ya mucho tiempo que le vendí mi alma”.

Hay en su poesía una búsqueda de la felicidad, incluso una búsqueda de salvación, a través de la corporeidad, de la sensorialidad, de lo terrenal, como cuando nos dice: “A ratos fui feliz,/ cuando te alimentabas/ de la miel de mi cuerpo./ Cuando mi alma se empapaba/ esperando la caricia más íntima”. O bien en estos otros sus versos: “Rómpeme, cual ánfora Griega!,/ donde Eros escanciaba sus orgías./ Azul  embravecido que desmigaja rocas,/ deposítame en el descanso sereno de tu playa”. Esa playa escondida al norte, cuya arena es polvo de azúcar, al borde de un abismo de locura en un universo infinito. Como nos sugiere ella misma. Al borde de un abismo nos asoman los poemas de esta poeta, que, “como una humilde venus de carne y hueso”,  nos invita a fantasear con un oasis en medio del desierto, un Edén o jardín de las delicias repleto de manzanas y cerezas, un espacio de intimidad y de sueños, con un perfumado aliento, acaso con las dunas de unos pechos y una piel color canela que nos colman de placer, tanto como la propia lectura de estos poemas que saben y huelen a sensualidad. 

El amor podría ser un bálsamo para curar las heridas, sin embargo, en ocasiones el amor (quizá no sea un amor genuino) no sólo no es un alivio sino algo que procura dolor e insomnio: “Muere el amor cuando se acaba el beso,/ cuando tus ojos reflejan otros ojos/ inventando otra piel y otras caricias/… Muere el amor como muere la tarde/ en el último rayo del ocaso”.

Hay también en sus poemas un anhelo de libertad, que simboliza a través del vuelo: “Puedo volar, enhebrando las nubes/ si veo mis alas reflejadas/ en tus negras pupilas/… Vuela, hoy es el día de los pájaros./ Esta mañana renací de mis cenizas/ con alas nuevas, con sueños nuevos/… Ayer volaba libre por el orbe de la mano de Bragi./ Hoy se mueren los poemas antes de llegar a mi pluma/… Vuelo, no porque tenga alas, vuelo porque soy audaz como las águilas./ Surco las corrientes cálidas que me elevan”.

Después de leer y aun releer este poemario, al lector quizá le gustaría, como a la poeta, volar, desplegando las alas de los sueños, internándose en espacios siderales. Seguir volando como un pájaro libre. Pues eso, sigamos volando de la mano de esta poeta meiga llamada Manuela Rodríguez Gallego.

https://www.lobosapiens.com/más-allá-de-la-piel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s